Se frenó la actividad en los frigoríficos y en varias plantas redujeron los turnos de trabajo

Se frenó la actividad en los frigoríficos y en varias plantas redujeron los turnos de trabajo

La faena se redujo 7,8% en agosto

La fuerte retención de la hacienda en los campos produjo en septiembre una caída en la faena. La menor actividad de la industria frigorífica trajo como consecuencia la paralización de las plantas y la reducción en la carga horaria de los trabajadores.

Según datos aportados por el Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas ABC, el mes pasado la faena de bovinos fue de 950.000 cabezas, un 7,8% inferior al registro de agosto, y con respecto al mismo mes del año anterior, la reducción es aún más significativa, siendo un 13% menor.

La caída en la industria estuvo afectado por la reducción de la oferta ganadera, el paro de diez días decretado por los trabajadores de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) y las dificultades que enfrenta el negocio en general.

El presidente del ABC, Mario Ravettino, expresó que “en los últimos días varias de las empresas miembro del consorcio han tenido que hacer paradas de planta, e incluso ya vienen hace más de un mes reduciendo la cantidad de días de faena a la semana debido a la profunda crisis que está atravesando la industria frigorífica exportadora, fruto del elevado nivel de informalidad que hay en la cadena, y a la baja competitividad con respecto a los países de la región”.

El consumo de carne disminuyó 5 kilos per

cápita en los primeros nueve meses del año

El empresario también puso el ojo en la nueva baja del precio del cuero, principal subproducto de la industria frigorífica. Este es el de mayor valor dentro del recupero de la faena debido a que su venta ayuda al sector al pago de otros servicios. La menor paga por parte de las curtiembres se debe a la merma de la demanda internacional.

Un dato que muestra la realidad del sector es que la faena de hembras retrocedió 41,5%, después de haber aumentado en el período anterior. Al respecto, Ravettino agregó que “en lo que va del año, la contribución de hembras ha decrecido un 10%, con especial énfasis en las vaquillonas y terneras, lo que daría indicios de un proceso de retención de vientres, indispensable para revertir la crítica escasez de nuestra oferta, aunque todavía muy leve”.

Comentá la nota