Freno de mano para un pesado camión

Freno de mano para un pesado camión
Marcelo Dainotto está acusado por los gastos del sindicato y hace días fue golpeado brutalmente en un bar céntrico. La asamblea de ayer retomó la que se interrumpió a balazos en abril.
El secretario general y el tesorero del Sindicato de Camioneros de Rosario, que habían sido suspendidos en sus cargos en abril pasado durante una asamblea que terminó con un muerto y cuatro heridos de bala, presentaron ayer sus renuncias para "descomprimir" la situación del gremio, que fue intervenido por la Federación Nacional. Las renuncias de Marcelo Dainotto y Miguel Angel Caichiolo, secretario general y tesorero de Camioneros Santa Fe, se conocieron durante una asamblea del sindicato que fue continuidad de la realizada el 12 de abril, cuando un enfrentamiento entre facciones internas derivó en el asesinato del afiliado Nicolás Savani. Este martes Daionoto sufrió una brutal agresión por parte de una veintena de personas, en un bar de avenida Francia y Mendoza, lo que habría terminado de minar su resistencia.

En el encuentro que tuvo lugar en el camping que la entidad posee Pérez, el mismo lugar donde se produjo el enfrentamiento hace un mes, se resolvió pasar a un cuarto intermedio hasta el 14 de junio, según el abogado Gabriel Navas, representante del sector liderado por el dirigente local Rubén López.

Navas opinó que la renuncia de los dirigentes cuestionados "abre otro panorama" en la entidad y permite buscar un acuerdo con la Federación Nacional de Camioneros que conduce Hugo Moyano, que luego de la balacera intervino el gremio santafesino.

"Cambió el panorama, en la asamblea se resolvió no resolver nada y pasar a cuatro intermedio hasta el 14 de junio", dijo Navas.

Durante la reunión de esta tarde se resolvió aceptar las renuncias y no se trató la posible desafiliación de la seccional santafesina a la Federación Nacional.

El 12 de abril pasado un enfrentamiento a tiros entre los seguidores de Dainotto con los del secretario gremial del sindicato, Rubén López, dejó un muerto y cuatro heridos de bala en el camping de Pérez, ubicado a 10 kilómetros al oeste de Rosario.

La asamblea se realizó igualmente a pesar de la balacera y el sector identificado con López resolvió suspender a Dainotto y Caichiolo de sus cargos y efectuar una auditoría contable sobre la gestión de ambos.

Unos días después la Federación intervino la seccional santafesina, pero los seguidores de López desafiaron a Moyano desafiliando al gremio local de la organización de segundo grado.

Fuentes sindicales dijeron que las renuncias de Dainotto y Caichiolo, cuestionados por el sector que conduce López, abre ahora un canal de negociación con la Federación Nacional para "normalizar" la entidad. Sin embargo la conducción que lidera Moyano, ya designó al interventor Pedro Mariani para normalizarla. Esta misma semana López y el normalizador se reunieron pero sin llegar a acuerdos que puedan ser anunciados públicamente.

Lo cierto es que con el paso al costado de Dainotto, asumió Rodolfo Olivetto al frente del gremio, lo que parece una jugada destinada a eludir la intervención.

Comentá la nota