Frigorífico tomado

Los empleados del Frigorífico Indeco de Toay ocuparon anoche la planta como medida de fuerza extrema en reclamo del pago de sus haberes pendientes desde hace varios meses. Los trabajadores se hicieron presentes en el predio a las 20 horas y aseguraron que no se irían hasta que se les pague.
De los 54 operadores que se desempeñan en la planta, tres cuartas partes se encontraban en la medida de fuerza. Según comentaron, hace varios meses que no reciben el sueldo y que hasta el momento vivían de los subsidios que les otorgaban desde la Municipalidad y del gobierno Nacional.

Desde la reapertura de la fábrica en 2008 -explicaron a LA ARENA- reciben la paga de forma irregular, pero desde hace unos meses la firma no hace aportes jubilatorios ni tienen vacaciones, ni aguinaldo. "El último recibo de sueldo que tenemos es de mayo del año pasado" declaró indignada una mujer.

Prospera.

"Estamos faenando entre unos 400 y 500 animales por día. La fábrica está trabajando bien, pero sin embargo no nos están dando lo que nos corresponde", declaró uno de los trabajadores.

Actualmente trabajan unas 10 y 12 horas diarias, pero de todas maneras no ven ni "un centavo por parte de la empresa" explicaban, ofuscados. "Algunos empleados deberían estar cobrando unos 250 pesos por semana que si bien es una miseria, no los están recibiendo" decían.

En el año 2008 y luego de largas negociaciones, los hermanos Angel y Paolo Buetti adquirieron la planta a su anterior propietario, Francisco Gil. En ese momento pasó a llamarse Indeco Sociedad Anónima. Para el momento de la reapertura, las instalaciones habían permanecido un año inactivas, lo que demandó un enorme trabajo de recuperación.

El año pasado, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner autorizó varios subsidios por cuatro meses a los frigoríficos en quiebra y los empleados toayenses se beneficiaron momentáneamente.

Anoche, en medio de la penumbra, los empleados aguardaban la llegada de Marcelo Desinano, uno de los titulares de la planta, quien, según declararon los obreros, aseguró a uno de los trabajadores vía telefónica que se iba a presentar para discutir el pedido.

Comentá la nota