Fuerte acatamiento al paro docente y los gremios mantienen el reclamo

La adhesión fue de entre el 80 y el 90%, tanto en escuelas provinciales como en las de la Universidad.

Una adhesión de “entre el 80 y el 90% en La Plata, Ensenada y Berisso, y de entre el 60 y el 70% en Brandsen, Magdalena y Punta Indio”. Un acatamiento “masivo”, superior al 90%, en los colegios de la Universidad Nacional de La Plata, y “dispar” en las facultades. Ese fue el panorama de la Región durante la jornada nacional de paro docente que se llevó a cabo ayer, de acuerdo a datos brindados por integrantes de diversas comunidades educativas y a un relevamiento de este diario.

Así, mientras el gobierno rechaza reabrir las paritarias, los sindicatos docentes mantienen su postura de no aflojar en el reclamo: ya analizan nuevas medidas de fuerza y no descartan más paros.

En la Provincia, los gremios dijeron que la adhesión rondó el 90%. Las autoridades no dieron cifras. A nivel nacional, los sindicatos también hablaron de huelga “masiva”, mientras que el ministro de Educación, Esteban Bullrich, aseguró que el acatamiento se ubicó en torno al 50%. No obstante, criticó con vehemencia la medida de fuerza.

Lo cierto es que el primer paro nacional docente se sintió con mucha fuerza y, lamentablemente, todo indica que las medidas de acción directa se profundizarán en los próximos días y meses.

Es que ayer quedaron expuestas con claridad dos posturas. Los docentes reiteraron que si no hay reapertura de paritarias intensificarán las protestas. Y el gobierno, a través de Bullrich, volvió a cerrar con siete llaves esa posibilidad.

“SUMAN DESCONTENTO”

“Por más que le quieran hacer creer a la sociedad que el paro es un capricho de 3 ó 4 dirigentes, hoy quedó en claro que no es otra cosa que la voluntad de miles de educadores”, expresó la presidenta de la Feb, Mirta Petrocini, quien anticipó que esa organización volverá a convocar a su congreso extraordinario para la próxima semana con la finalidad de “analizar” futuras acciones. Aunque vale recordar que la Feb forma parte, junto con gremios porteños y del interior, de la federación nacional Dac (Docentes Argentinos Confederados), la cual ya definió una nueva huelga para el viernes 2 de septiembre.

Petrocini señaló en la víspera que “las declaraciones vertidas por las autoridades educativas, desconociendo y desprestigiando la lucha y el ejercicio legítimo de nuestros derechos, no hicieron más que sumar descontento entre los docentes, el cual se vio reflejado hoy en las aulas”.

La secretaria general de la Ctera, el mayor gremio docente del país, Sonia Alesso, subrayó que “cuando discutimos (el aumento salarial) en febrero era muy difícil pronosticar el índice inflacionario, por lo cual se firmó un acuerdo en base a un índice proyectado, que a esta altura ya se superó”.

El ministro de Educación, Esteban Bullrich, consideró que la medida de fuerza no estuvo “justificada en lo salarial” porque -insistió- los maestros llegarán a recibir un incremento de “casi el 50%” en enero.

En esa línea, el jefe de la cartera de Trabajo bonaerense, Marcelo Villegas, opinó que la medida de fuerza no tuvo “racionalidad” porque, según mediciones oficiales, la “inflación no superó el aumento otorgado” a principios de año.

Pero el secretario gremial de la Ctera, Eduardo López, volvió a acusar al funcionario nacional de “ocultar deliberadamente” que ese 50% lo percibirá el 8% de la docencia nacional, mientras que “el 92% restante hace rato que vio cómo el incremento de sueldo quedaba licuado por una inflación” interanual de 46 puntos porcentuales.

“Hoy estamos entre un 12 y un 15% por debajo de la inflación. Hay un 46% de inflación interanual que en los salarios altos repercute en un 40, 42%, y en los bajos en un 50, 52%, porque el sueldo docente está orientado mayormente al consumo de alimentos, el rubro que más golpea al bolsillo del trabajador”, puntualizó el titular del Suteba, Roberto Baradel.

Coment� la nota