Fuerte cruce entre taxistas y el Gobierno por la suba de la tarifa

Choferes piden 30% de aumento y dicen que sería “un aliciente temporario”. El secretario de Transporte fue durísimo: “No habrá incrementos”.
Los taxistas dicen que cobran 40 % menos que en Capital Federal.

Un conflicto en puerta y sin miras de solucionarse en el corto plazo. Se trata del pedido de aumento de tarifa de los taxis y la negativa rotunda del Gobierno a autorizar la suba en la bajada de bandera.

“Si no hay respuesta por parte del Gobierno provincial la semana próxima sobre el aumento de 30 por ciento en la bajada de bandera, habrá fuerte movilización de taxis y remises en toda la provincia”, afirmó ayer Fernando Sáez, presidente de la Asociación de Propietarios de Taxis Mendoza (Aprotam), quien aseguró que los precios de los taxis y remises locales “están 40 por ciento desfasados” respecto de otras provincias, especialmente, Buenos Aires, donde la bajada está a $7,30.

Saez señaló que el gremio viene esperando desde hace casi tres meses la respuesta por parte de la Secretaría de Transporte a su pedido de aumentar 30 por ciento la bajada de bandera.A fines de al año pasado, esa asociación entregó a la Secretaría de Transporte, a cargo de Diego Martínez Palau, un petitorio escrito justificando la necesidad de un incremento y, entre los argumentos de Aprotam, está la inflación que repercutió en los insumos, además del combustible.

“Encima, pasamos sin subir tarifas en todo enero y febrero, cuando hubo poco movimiento de gente y menos turistas, así que apenasalcanzamos a cubrir los gastos”, se quejó el titular de Aprotam.

Esta semana, la Comisión Directiva de Aprotam tomó la decisión de realizar movilizaciones y diferentes medidas para manifestar públicamente su enojo por el “ninguneo” del Gobierno. El petitorio habría llegado sin “una documentación apropiada para justificar el aumento” –dicen desde el Gobierno–, por lo que Transporte habría emplazado a los taxistas a que modificaran el reclamo.

Finalmente, el petitorio se entregó en enero y, desde entonces, los taxistas señalan no haber tenido una devolución del Gobierno. "Ayer (por el miércoles) le dijimos a Transporte que nos movilizaríamos si no nos contestan. Nos dijeron que la próxima semana tendrán una respuesta. Ojalá cumplan", señaló Sáez. La protesta alcanzaría a 900 taxis y unos 150 remises nucleados en Aprotam. Sáez aseguró que un taxi promedio estaría recaudando, en limpio, unos 3 mil pesos mensuales. No obstante, algunos desconfían de esas cifras, ya que sólo la licencia para taxis tienen un valor de casi 200 mil pesos, por lo que no se justificaría tamaña inversión.

UN NO ROTUNDO. En diálogo con El Sol, Diego Martínez Palau salió al cruce y dejó en claro que el gobierno de Francisco Pérez está muy lejos de evaluar un acuerdo para subir tarifas. El secretario de Transporte descartó que haya aumento, hasta tanto no se determine una pauta salarial para los empleados del Estado en el ámbito de paritarias.

"No creo que haya posibilidad de incrementar la bajada de bandera. Está claro que el gobernador quitó de su agenda política cualquier aumento de servicios, y los taxis o remises están dentro de esa decisión política. Hoy, nadie está discutiendo cuestiones tarifarias", aclaró Martínez.

La última vez que el gremio subió su tarifa fue en marzo del año pasado, cuando la bajada de bandera alcanzó los 4,50 pesos. Según Martínez Palau, ni siquiera ayuda el hecho de que, hace un año, los taxistas y remiseros no perciben un aumento. "Actualizar dos veces y a tan altos porcentajes el costo de la bajada de bandera nos parece mucho. Ni siquiera va acorde a los índices de inflación", indicó.

En tanto, Martínez Palau pidió un compás de espera a Aprotam, ya que todavía no leyó el segundo petitorio que le enviaron a la Secretaría de Transporte. No obstante, y pese a que no habrá aumento por lo menos hasta que concluya la discusión de paritarias, el secretario de Transporte dijo que se comprometió a reunirse con los propietarios de taxis y remises la semana que viene para evaluar punto por punto el mentado reclamo, aunque asegura que ya aclaró que no habrá un ajuste de tarifas por el momento.

Los que no estarían de acuerdo con el pedido de aumento, además de los usuarios a quienes la medida impacta directo al bolsillo, son los miembros del Sindicato de Choferes de Taxis y Remises, puesto que no ganan a comisión de acuerdo con las ganancias, como sí ocurre con aquellos que alquilan las obleas.

Comentá la nota