A Luz y Fuerza le rebotaron cheques

El gremio que tiene los aportes sindicales más altos por empleado en el Estado llegó a tener 29 cheques impagos por 730 mil pesos, según el Banco Central.
El Sindicato de Luz y Fuerza recibe aportes de los empleados mejor pagos del sector público, con un ingreso promedio mensual, de bolsillo, de 14 mil pesos, pero desde noviembre viene haciendo rebotar cheques, por un monto que llegó a estar por encima de los 700 mil pesos, según todavía se puede constatar en la central de informes de cheques rechazados que publica el Banco Central de la República Argentina en su página web.

En total, fueron rechazados 29 cheques emitidos por el sindicato, pero al viernes pasado se habían rescatado 20, por un monto de 436 mil pesos. Representaban, según el Banco Central, un 68 por ciento del total de cheques y un 59 por ciento del monto emitido sin respaldo, que fue de 730.756 pesos.

El viernes aún no registraban pagos dos cheques por 88 mil pesos girados en septiembre del año pasado y varios de este mes, por montos menores: 20 mil, 15 mil, 46 mil, 23 mil, 75 mil, etcétera.

Además de estar escrachado el sindicato, la página web publica los mismos cheques impagos en los resúmenes de Santiago Edgar Clavijo, el secretario adjunto de Luz y Fuerza y legislador del Frente Cívico. Clavijo, consultado por Día a Día, entendió que su nombre figuraba porque la cuenta del gremio tiene asociados los nombres de su secretario general y del adjunto, aunque no firmen los cheques. “Hace tiempo que no firmo nada, eso está en manos de otros compañeros”, se excusó el sindicalista y derivó las explicaciones del caso en Jorge Molina Herrera, secretario de Finanzas y Administración de Luz y Fuerza.

“Durante algunos meses tuvimos demoras en los pagos que hace Epec, que antes eran siempre en tiempo y en forma. Como todos sabemos, la empresa no está pasando por un buen momento y tuvo dificultades para cumplir con muchas de sus obligaciones. Nosotros teníamos calzados estos cheques con los giros por aportes sindicales que hace la empresa y se nos generó este problema. Pero ya está casi todo solucionado: nos queda sólo uno o dos para levantar, que los vamos a recuperar. Al resto ya los rescatamos a todos”, se defendió Molina.

Desde Epec desmintieron atrasos por los aportes sindicales. “Siempre estuvieron al día todas las retenciones impuestas por el convenio colectivo de trabajo. No hacerlo hubiera expuesto a la conducción de la empresa a denuncias penales”, comunicaron voceros del Gobierno provincial.

¿Quiénes tienen los cheques del sindicato? Según Molina, buena parte de los ‘pelpas’ se usaron para pagar a los proveedores que construyeron el hotel cuatro estrellas que el gremio inauguró este verano en Mina Clavero. Pero también había cheques para un estudio contable y para algunos afiliados que solicitaron ayudas para construcción o ampliación de viviendas.

Comentá la nota