Luz y Fuerza rechaza tope salarial del 25% que estableció el Gobierno

El vocero del gremio desestimó la pauta provincial, y dijo que el acuerdo salarial se negocia con el Directorio de la empresa. La semana pasada, el ministro González expresó que ningún gremio estatal podrá superar ese índice.
El Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba rechazó el tope del 25 por ciento impuesto por el Gobierno provincial para los acuerdos salariales anuales con los trabajadores de la órbita pública y dijo que el aumento para los empleados de la Epec “no va a depender de las pautas que fije la Provincia, porque nuestra negociación es con el Directorio de la empresa”, que encabeza Osvaldo Simone. Así lo afirmó a este diario el secretario de Prensa de Luz y Fuerza Córdoba, Dante Maldonado, quien deslizó que el gremio aspira a un aumento “superior al 25 por ciento”, aunque evitó precisar el porcentaje sobre el que se discute con las autoridades de la Epec.

La posición de Luz y Fuerza, que negocia el aumento junto a los sindicatos de Río Cuarto y la Regional Villa María, es una respuesta a los límites que puso el jefe de Gabinete, Oscar González, la semana pasada. “Ningún acuerdo salarial con los gremios de la provincia puede superar el 25 por ciento anual”, dijo el jueves el ministro, tras la firma de la pauta salarial para 2012 con los docentes provinciales nucleados en la Uepc. En ese marco de “tira y afloje”, González dijo que los lucifuercistas “tienen un muy buen nivel de remuneración”. Según el Gobierno, cada uno de los casi cuatro mil empleados de la Epec cuesta un promedio de 13 mil pesos mensuales, con salarios promedio de siete mil pesos.

Desde la Epec, una fuente que conoce la negociación indicó a este diario que el martes de la semana próxima, luego de al menos tres reuniones, se presentará la “última oferta posible” para la empresa, porque “estamos midiéndonos para tratar de equilibrar la deuda de 300 millones que nos dejaron” de administraciones anteriores.

Los empleados que dependen del Poder Ejecutivo recibieron este año una mejora del 25 por ciento escalonado en tres pagos, y según fuentes de El Panal es el propio gobernador José Manuel de la Sota, quien ordenó no superar ese rango con los empleados de la descentralizada Epec. “Pero a la empresa la tienen que hacer funcionar”, manifestó un gremialista de Villa María, en referencia a eventuales medidas de fuerza que afectarían el servicio, en caso de que una pauta considerada “desventajosa”.

Las dos partes afirmaron que se están delineando los detalles de la propuesta en relación al impacto en el salario básico, y el monto que implicará para cada una de las 18 categorías del escalafón.

Asimismo, Maldonado recalcó que la suba sería retroactiva a febrero, cuando se pidió la recomposición salarial. “No tenemos apuro por cerrar porque la suba se pagará a partir de que pedimos el inicio del diálogo”, sostuvo el dirigente.

Además del tema salarial, el gremio de Tosco llevó a la mesa de negociaciones reclamos relacionados con la falta de insumos para las tareas operativas e inversiones “necesarias para garantizar la prestaciones de los servicios”.

Asimismo, está en agenda la incorporación de personal, que el directorio de la Epec habría postergado para finales del segundo trimestre del año

Comentá la nota