Día de furia mercantil en el centro

Día de furia mercantil en el centro
El supermercado decidió abrir sus puertas después de que fracasaran las negociaciones con la Asociación de Empleados de Comercios. Los gremialistas denunciaron que "contrataron a barras porteños para custodiar los locales".
Los empleados de Comercio de Rosario se movilizaron ayer contra las firmas que, según sus palabras, "pusieron en peligro el acuerdo" alcanzado para que se respeten los feriados nacionales. Así, la protesta con bombos y redoblantes se concentraron en los locales rosarinos de Coto y en la esquina de Sarmiento y Córdoba, en Falabella. En ese marco,

el secretario gremial de la Asociación de Empleados de Comercio de Rosario, Juan Gómez explicó que la decisión de Coto pone en peligro el acuerdo logrado con el resto de los supermercados de respetar el asueto. Durante la madrugada, algunos piedrazos destruyeron la fachada del local de Urquiza y Roca, pero para Gómez se trata de una movida de la propia empresa, realizada para generar polémica. Denunció además, "la contratación de patovicas y barrabravas venidos desde Buenos Aires para custodiar las puertas" de los comercios.

Después de varios días de negociaciones, en el sindicato que nuclea a los trabajadores de los comercios, sabían que habría inconvenientes con Coto que no suscribió el acuerdo para respetar el feriado. "Logramos consensuar incluso con las grandes cadenas internacionales y resulta que no podemos ponernos de acuerdo con esta cadena nacional, acostumbrada a recibir beneficios del Estado y a hacer lo que se les ocurre", dispararon ayer los gremialistas rosarinos.

Así, la típica calma de día feriado en pleno centro de la ciudad se vio alterada minutos antes del mediodía, cuando poco más de doscientas personas, con banderas argentinas con el logo de la agrupación sindical, se estacionaron frente a las puertas de la tradicional tienda Falabella.

El tránsito se cortó por Sarmiento en Santa Fe y una discreta presencia policial custodiaba que no hubiera mayores incidentes.

La tienda de Córdoba y Sarmiento abrió al público en la jornada de ayer y esa decisión contrarió seriamente el frágil acuerdo que fogoneaban los trabajadores para lograr que no hubiera actividad comercial el feriado por el fallecimiento del general San Martín.

Una gran bandera tapaba el ingreso en la puerta principal del comercio y los militantes se agrupaban también en las dos puertas laterales.

Los piquetes de los empleados de comercio habían sido anunciados por la dirigencia gremial y estaban dirigidos mayormente a la cadena de supermercados Coto, que desestimó el acuerdo para no abrir este feriado.

La única boca local de Coto donde los mercantiles no hicieron piquetes fue la del Alto Rosario Shopping para no afectar el recital solidario que se hizo en la tarde de ayer por los damnificados en la explosión de Salta al 2141.

"Desde el 20 de febrero venimos reclamando con firmeza pero nunca con violencia", subrayó uno de los dirigentes gremiales de los Mercantiles en declaraciones a Radio 2. De este modo, despegó al gremio del acto de vandalismo registrado en la mañana alrededor de las 6 cuando un grupo de individuos no identificados, destrozaron algunos vidrios del super de Urquiza 1644.

Por los panfletos que cubrían la vereda con el logo del sindicato, la primera hipótesis de la comisaría 3ª a cargo del caso, había apuntado a los trabajadores, que en desacuerdo a la política de la empresa de funcionar durante la fecha patria, se habían manifestado de ese modo. "Nosotros no somos violentos", recalcó Gómez y apuntó a la "virulencia del Coto que sólo le interesa su bolsillo e hizo traer de la Capital Federal, barras para custodiar la zona".

Ante tal panorama, el secretario gremial deslizó que los piedrazos habrían provenido desde adentro del mismo super, donde los patovicas contratados habrían pasado la noche según le contaron al gremio empleados del mismo super. En tanto, los trabajadores del Coto marcharon desde la sede de Corrientes y Tucumán hasta Urquiza y España para expresar su repudio a la empresa.

Comentá la nota