Ganancias: la CGT Azopardo apoya el proyecto para gravar la renta financiera

Las cinco centrales obreras respaldan la iniciativa de Recalde
El guiño oficial para que el diputado Héctor Recalde avance con su proyecto para la modificación de la renta financiera logró unir a las cinco centrales obreras en las que está dividido el mapa sindical. Dirigentes de las dos CTA, la CGT al mando de Antonio Caló, la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo e incluso la central liderada por el camionero Hugo Moyano se comunicaron con Recalde para expresarle su respaldo a la iniciativa, según lo confirmó una fuente sindical a BAE Negocios. “Se pondera por un lado la necesidad de avanzar en una medida como ésta, pero también el escenario político”, dijo la fuente a este diario. Al mismo tiempo, consideró que “más allá de lo que deje o no de recaudar el Gobierno, apreciamos que buscar una solución de fondo en el tema del mínimo no imponible se destaca en este escenario político, como saldar una deuda con aquellos trabajadores que son víctimas del impuesto al sueldo”.

Dentro del bloque del FpV también señalaron que no es impensable lograr alguna “mixtura” para incluir algunos puntos de la propuesta de reforma impositiva sobre la que trabaja la CGT liderada por Antonio Caló.

También el economista Arnaldo Bocco consideró que sería positiva una mixtura entre el proyecto de Recalde y el trabajo de los economistas de la CGT de Caló para encontrar una solución concreta al problema del Impuesto a las Ganancias o “impuesto al sueldo”. Bocco destacó la labor y trayectoria del legislador del FpV al tiempo que consideró que en materia impositiva habría que aggiornar también el segmento de los gravámenes y control para los bienes personales. “Cuando se habla del sector de altos ingresos debemos incluir a quienes pagan impuestos muy bajos en cuanto al patrimonio que poseen. Allí también debe acentuarse la fiscalización”, le señaló el economista a BAE Negocios. En la misma tónica, consideró que otro capítulo que debería estar en carpeta es el de los gravámenes al juego, “un fenómeno que con el impacto social negativo por su práctica tampoco tiene una normativa adecuada de acuerdo a su expansión”.

A la hora de realzar la iniciativa de Recalde, Bocco explicó que la pretensión de gravar la renta financiera compensaría la merma en recaudación que determinaría el cambio de escalas en Ganancias. “También no descarto considerar el impacto que generaría en el segmento de trabajadores la eliminación del llamado impuesto al sueldo por un tributo que eficientemente se aplique a los contribuyentes de altos ingresos reales”, dijo Bocco.

En ese análisis, ponderó la repercusión de una medida política esperada, donde la afectación se da tanto por los importes que se descuentan a los asalariados como la “sensación” de que esos mismos trabajadores reciban un descuento en concepto de “Ganancias” cuando en realidad se trata de salarios.

El economista recordó que cuando los dirigentes sindicales recuerdan, “y no en buenos términos”, la “tablita de Machinea”, se refieren a las escalas que incluyen la cuarta categoría creada por el ex ministro de Economía de la Alianza y Gómez Sabaini.

Bocco ejemplificó con el caso de los Estados Unidos con respecto a las imposiciones para altos ingresos que “en ese país una persona que gana u$s300.000 por año tributa el 45%”, recalcó, acotando que en Canadá los tributos incluso son mayores. Las disposiciones tributarias, aplicadas en muchos países del mundo desarrollados para quienes tienen mayores ingresos, son proporcionales a la presión impositiva. Es decir, más paga quien más gana.

La cuestión sobre las deducciones también fue destacada por el economista: “Está el caso donde se considera a quien está abonando la cuota de una hipoteca o un préstamo pero no se procede de la misma manera con aquel que no puede acceder a la vivienda propia y paga un alquiler. Que podría deducirla. Estas son líneas de exploración aconsejables. La cuestión del impuesto, y también la lupa sobre la cuestión de las deducciones”.

Comentá la nota