"Lo de Ganancias no va a dar vuelta la elección"

"Lo de Ganancias no va a dar vuelta la elección"
El líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, consideró que la modificación del Impuesto a las Ganancias que concretó el Gobierno nacional es "una medida electoralista", que surgió tras la derrota del kirchnerismo en las primarias.
"En principio me parece que es importante que se haya elevado, pero la incidencia no es la misma si se hubiese aplicado a principio de año", advirtió el camionero.

"El año que viene como no hay elecciones no la vamos a tener, no va a ver aumento del mínimo no imponible", pronosticó Moyano. "El resultado electoral hizo que la Presidenta entienda que tenía que dar respuestas a estos reclamos. Es la respuesta del resultado electoral y la presión que venimos metiendo con las organizaciones gremiales", se adjudicó el cacique sindical.

El beneficio se anunció en la segunda reunión cara a cara entre Cristina de Kirchner, funcionarios, empresarios y sindicalistas y este miércoles ya se oficializó: los asalariados que cobran hasta $ 15.000 brutos dejarán de pagar Ganancias; a los que perciben entre $ 15.001 a $ 25.000 se les sube 20% el mínimo no imponible. Además, se modificó el tope actual para percibir las Asignaciones Familiares, que era de $ 8.400 por cada cónyuge y $ 16.800 por grupo familiar a $ 15.000 por cada uno de los cónyuges y $ 30.000 por grupo familiar. Con estas medidas, solo un millón de trabajadores tributan Ganancias -de los 9 millones- y unos 850.000 niños se sumarán a los 4 millones que ya reciben asignaciones.

Moyano consideró que la medida se tendría que haber tomado a principio de año. "Todos los salarios ya tuvieron descuentos y el año que viene no se va a modificar. Los ocho meses anteriores ya se los comió el Gobierno y en febrero o marzo los gremios van a ser absorbidos cuando vallan a paritarias", sostuvo el candidato a diputado de Francisco De Narváez en declaraciones a Radio América.

En otra entrevista radial con La Red, desarrolló el concepto. "Muchos lo toman como un acto de generosidad de la Presidente. Es como si uno fuera al cajero y cada vez que cobra le sacan plata, pero un día le dicen 'hoy no te quito nada', entonces agradecés. Acá le estaban sacando el dinero a la gente y ahora aparece como generosidad", explicó.

A diferencia del cegetista, el jefe de la CTA opositora, Pablo Micheli, celebró las iniciativas. "No se puede dejar de reconocer que es un paso importante, es un avance que a partir de ahora la mitad de los trabajadores no van a pagar el impuesto. Va a ayudar a la economía y al bolsillo de la gente", dijo Micheli en declaraciones a radio Rivadavia.

"Tenemos esperanza de que se pueda seguir avanzando en esta senda y abordar la reforma impositiva que necesita el país", agregó. Según Micheli, quedan pendientes "correcciones importantes", y mencionó "mejorar la jubilación, el salario mínimo vital y móvil, el trabajo precario, las tercerizaciones, y la libertad sindical.

Desde que formalizó la ruptura con el Frente para la Victoria, Moyano realizó al menos tres ruidosas protestas con movilizaciones, paros y piquetes para reclamar no solo por Ganancias sino también por las asignaciones, un aumento a los jubilados y fondos para las obras sociales sindicales. En la última de julio pasado en Plaza de Mayo, ante unos miles de camioneros de paro y otros gremialistas, calificó a ese impuesto de "perverso". Esta semana dijo que "debería empezar a aplicarse después de los 15.000 pesos, y a partir de allí, debería cobrarse gradualmente".

Comentá la nota