Gastronómicos anticipan el final de la tregua con sus empleadores

Preparan medidas de fuerza si no se abre la discusión salarial
El sindicato gastronómico de esta ciudad anunció que enfrentará con movilizaciones y medidas de fuerza la negativa de las empresas del sector a discutir un aumento de salarios.

El cuadro de situación se agravó también con el conflicto con el hotel Panamericano, que avanzaría con el despido de 37 trabajadores ante el fracaso de la conciliación obligatoria dictada días atrás por la secretaría de Trabajo.

El secretario gremial de Uthgra Bariloche, Ovidio Zúñiga, dijo que los trabajadores "ya no pueden seguir pagando la crisis con salarios congelados" y declaró formalmente extinguida la tregua que abarcó varios meses a partir de la erupción volcánica del pasado 4 de junio.

Aunque la actividad turística continúa sumida en una fuerte depresión y el panorama para el verano es poco alentador, el gremio exige que los sueldos sean equiparados con los que rigen en el resto del país.

En Bariloche la aplicación del último aumento surgido de paritarias nacionales quedó en suspenso de común acuerdo, a la espera de la recuperación post volcán. Además, los empleados suspendidos por falta de tareas cobraron sus haberes al 70%.

"Hasta aquí hemos manejado responsablemente la crisis, pero el poder adquisitivo de los trabajadores ya quedó licuado y todavía falta el aumento de precios que se viene siempre con las fiestas", argumentó el dirigente.

Actualmente el salario promedio en la hotelería y la gastronomía en esta ciudad es de 3.500 pesos mensuales, incluidos los 1.000 pesos del programa Repro que paga el gobierno nacional y que se liquida con atraso.

La intención del gremio es montar una protesta en el Panamericano la próxima semana y movilizarse también sobre la ruta de acceso al aeropuerto el día de la reapertura, que está anunciada para el martes 20.

Zúñiga reconoció que la Asociación Empresaria Hotelera Gastronómica de esta ciudad y la Asociación de Hoteles de Turismo "son reticentes a hablar de una recomposición salarial y hoy el diálogo está cortado",

Dijo que si bien el momento económico no es el mejor, las soluciones deberán provenir de otros bolsillos. "Si tienen que ir a pedir más ayuda al gobierno nacional, bueno vayan y pídanla -exhortó.. Porque los trabajadores ya han hecho un esfuerzo muy grande".

Actualmente en Bariloche dependen de la actividad hotelera y de la gastronomía alrededor de 5.000 familias. Zúñiga dijo que si los despidos en el Panamericano quedan firmes "se habrá cometido una injusticia muy grande, porque todo el proceso fue irregular". Las consecuencias de la crisis del volcán en lo social y lo laboral se agudizaron en las últimas semanas y hasta ahora no derivaron en nuevas respuestas del poder político.

Comentá la nota