Gendarmes en Tucumán se mantienen expectantes

Gendarmes en Tucumán se mantienen expectantes
Efectivos locales prestan con normalidad sus funciones, pero no descartan movilizar si no obtienen respuestas a los planteos laborales. Fracasó la reunión con autoridades. Plazos.
El conflicto surgido en las filas de la Gendarmería Nacional y Prefectura Naval Argentina como consecuencia de la decisión (luego revertida) por parte del Poder Ejecutivo en disminuir los salarios del sector entre un 40 y 70 por ciento, no muestra señales de que la tensión pueda ceder.

Durante la noche del jueves, una comisión de los oficiales que mantienen el acampe en las afueras del edificio Centinela se reunió con las autoridades del Ministerio de Seguridad de la Nación y el nuevo jefe de Gendarmería, Enrique Zach, para intentar llegar a una solución, pero lo único que afloró en ese encuentro fue la incapacidad para remediar la situación, lo que concluyó en un sendo fracaso.

Por este motivo, los prefectos y gendarmes dieron tiempo hasta el martes próximo para obtener una respuesta satisfactoria en razón de los puntos del petitorio entregado al secretario de Seguridad, Sergio Berni.

Mientras las relaciones se mantenían irreconciliables, en nuestra provincia el efecto de la protesta de los uniformados se hizo sentir de manera dispar, puesto que en la mañana de ayer bajo la consigna "el sueldo no se toca", oficiales de Gendarmería dejaron de realizar trámites administrativos internos y sus labores enfocadas en comunicación, en reclamo de mejoras salariales y en la prestación de la obra social.

Sin embargo, con el correr de las horas, el panorama tendió a normalizarse, por lo que las tareas retomaron a su ritmo habitual en la dependencia de la fuerza, ubicada en avenida Salta al 500.

"Nosotros tenemos la intención de apoyar toda medida que vaya en favor de nuestro beneficio, por lo que apostamos a lo que llevan a cabo nuestros compañeros en Buenos Aires, pero debemos recalcar que en la provincia todos los servicios serán brindados como así también no es nuestro objetivo levantar los puestos de seguridad", informó el sargento ayudante, Gabriel Rodríguez.

Sin embargo, reconoció que cualquier tipo de acción a concretar de ahora en más, dependerá de las resoluciones que adopte el Ministerio interviniente en razón del petitorio elevado.

"Lo que solicitamos es que nos garanticen la no adopción de medidas administrativas, disciplinarias o judiciales que atenten contra nuestros derechos constitucionales", sostuvo Rodríguez. Al mismo tiempo, reiteró la necesidad de implementar una escala salarial que comprenda jerarquías, funciones, cargos y antigüedad de todo el personal, requiriendo un sueldo básico para los agentes de menor rango que oscile los 7.000 pesos.

Finalmente, se dejó constancia de la exigencia del sector en acceder a una Aseguradora de Riesgos de Trabajo (ART), como así también la libre elección de una Obra Social.

Fuentes del sector dijeron que no se descarta una movilización hacia la plaza Independencia si las autoridades nacionales no dan una clara respuesta al reclamo.

Por su parte, en medio de las desavenencias con las autoridades, la página oficial de la Presidencia se limitó a publicar que "los agentes de la Gendarmería Nacional ya tienen depositados sus sueldos con el mismo monto que el que habían percibido el mes pasado y que el personal de Prefectura también recibió las sumas compensatorias para equiparar sus salarios con los correspondientes a agosto".

"Esperemos que el Gobierno tome conciencia de que está haciendo las cosas mal, de que hay una ministra que hizo las cosas muy mal", lanzó el gendarme Raúl Mazza, en referencia a Nilda Garré.

Agregó, asimismo, sus consideraciones en relación a las acusaciones sobre una supuesta desestabilización institucional al resaltar que "esto no es un golpe de Estado ni lo quiere ser, amamos la democracia y la vamos a defender, si es necesario, con nuestra propia sangre", sostuvo el efectivo, quien insistió en que le están pidiendo "un sueldo digno" al Gobierno.

Vale resaltar que el suboficial principal Víctor Monzón, perteneciente a la Fuerza Aérea, además, explicó que varios uniformados de las Fuerzas Armadas "están en la misma situación" salarial como la que generó la protesta que mantienen hace tres días los gendarmes y efectivos de la Prefectura Naval.

El reclamo salarial de las fuerzas de seguridad trascendió las fronteras de la ciudad de Buenos Aires y se sumaron protestas en otros puntos del país como Córdoba, Santa Fe, Santiago del Estero, Chaco, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego.

“Es condenable la conducta del PE”

"¿Será esta la famosa "sintonía fina" de que habló la presidenta hace unos meses?", de esta forma se refirieron los dirigentes del Frente Amplio Progresista, Federico Masso y Belén González Romano a la reducción salaria impulsada por el PEN y que propiciara la revuelta en las fuerzas de seguridad.

"Ciertamente no corresponde que prefectos y gendarmes reaccionen de la manera que lo hicieron. No son trabajadores comunes, tienen una responsabilidad que les da la nación y ellos deben contemplar. Sus reclamos deben expresarse y canalizarse de otra manera", aclararon.

Sin embargo, estimaron que "es sumamente condenable la conducta del gobierno de rebajar sueldos de un personal que, amén de la importante tarea que realiza, no se caracteriza justamente por cobrar cifras significativas por ella; particularmente en los niveles mas bajos del escalafón".

“Es evidente una intención conspiradora”

Desde el Movimiento de Unidad Popular (MUP), llamaron a la defensa de la democracia y repudiaron las declaraciones de las fuerzas armadas acuarteladas en los distintos puntos del país "quienes hacen publico su ánimo destituyente invocando que seguirán los pasos de Seineldín o que Seineldín marco el camino como dicen las pancartas que muestran y como pudo observarse en distintos medios de prensa".

Resaltaron desde la organización que el decreto por el que se estableció el descuento salarial a las fuerzas ya fue anulado y las liquidaciones saneadas, "sin embargo la protesta continua, por lo que denunciamos que es evidente que detrás de estos acuartelamientos hay una intención conspiradora y destituyente por lo que llamamos a todas las orgas k al estado de alerta y movilización permanente para defender la democracia y el modelo nacional y popular", adujeron Luis Romano, Andrés Jaime y Víctor Amaya, dirigentes del MUP.

“No dudan en aventuras golpistas”

Diversas organizaciones sociales de Tucumán repudiaron que algunos sectores de las fuerzas de seguridad hayan utilizado "aviesamente" este conflicto para amenazar con conductas "disruptivas a las autoridades constituidas y hayan reeditado así memorias del nefasto período que hemos vivido los argentinos y que dejaron como saldo 30 mil detenidos desaparecidos y miles de víctimas directas e indirectas", remarcaron en un comunicado Familiares de Desaparecidos de Tucumán, Asociación Madres de Plaza de Mayo- filial Tucumán-, Fundación Memorias e Identidades del Tucumán, y la Comisión de Derechos Humanos del Colegio de Psicólogos de Tucumán.

"Es importante destacar que esta coyuntura es utilizada por sectores minoritarios, que hoy no dudan en intentar aventuras golpistas de diversos cuños o por aquellos que además se sienten amenazados por los avances judiciales que buscan que salden las deudas de su pasado genocida", señalaron.

Comentá la nota