Gendarmes tucumanos se plegaron a la protesta salarial, en una jornada tensa

 Gendarmes tucumanos se plegaron a la protesta salarial, en una jornada tensa
En el marco de un conflicto que se extendió a casi todo el país, los efectivos de la fuerza realizaron ayer un quite de colaboración y se manifestaron frente a la Jefatura de la Región IV. Protestan contra un decreto presidencial que implica reducciones en sus ingresos y exigen una recomposición que eleve el salario básico a 7.500 pesos.
Lo que comenzó como una protesta aislada de efectivos de la Prefectura en Buenos Aires por un decreto presidencial que implicó una reducción en las últimas boletas de sueldo, se convirtió ayer en una alarmante protesta nacional por mejoras salariales, a la que se plegaron la Gendarmería Nacional y los suboficiales de la Armada Argentina.

En Tucumán, más de 150 gendarmes y sus familiares se plegaron ayer al reclamo, con una manifestación pacífica, realizada pasado el mediodía, en las puertas de la Jefatura de la IV Región, ubicada en Salta al 500 de la Capital. La protesta, al igual que en otras provincias, incluyó un quite de colaboración en tareas administrativas, mientras que las labores de urgencia, vinculadas a la seguridad y el traslado de presos federales, se cumplió normalmente.

Algunos con uniforme y otros vestidos de civil, los agentes de la Gendarmería expresaron su descontento por la reducción salarial a raíz de la aplicación del decreto 1307/12, firmado por Cristina Fernández de Kirchner. Dicho instrumento, publicado el pasado 4 de septiembre en el Boletín Oficial, fija el haber mensual para el personal en actividad de la Gendarmería Nacional y de la Prefectura, suprimiéndose adicionales y dejando sin efecto compensaciones.

De acuerdo a los manifestantes, esa decisión generó reducciones en los salarios de hasta el 60 por ciento de los ingresos, con descuentos de entre 1.500 pesos y 5.000 pesos, según la jerarquía, la actividad y la composición familiar. Esta situación fue el disparador de otros reclamos, como el de una recomposición salarial con el blanqueo de sumas adicionales y no remunerativas.

Los reclamos

El sargento Alfredo González, quien ofició de vocero de los gendarmes tucumanos, dijo que la manifestación es "en apoyo a toda la Gendarmería Nacional, desde Ushuaia hasta La Quiaca, para pedir que no se aplique el decreto y que se disponga un básico de 7.500 pesos, entre otros puntos", entre los que se incluye un pedido de blanqueo de haberes.

"Se le ha pedido al Ministerio de Seguridad de la Nación que nos acompañe y que revea la situación del decreto, para acomodar los salarios", explicó González.

Según el uniformado, con la quita efectuada a partir del decreto "un gendarme está cobrando entre 2 mil y 3 mil pesos. En mi caso particular, con 25 años de servicio, percibo 4.800 pesos, pero cuando me retire voy a cobrar 1.500 o 2.000 pesos", argumentó.

González indicó que "conjuntamente con el personal del Escuadrón 55 (Tucumán) y otras unidades de la región vamos a seguir protestando y manifestando hasta que el Ministerio nos de una respuesta y nos apoye, para lograr un sueldo digno. Nos está faltando el dinero día a día", sentenció.

Por otro lado, se refirió a la renuncia de las cúpulas de Gendarmería y Prefectura. "Renunciaron los directores, pero esa no es la salida, se tiene que dar una solución al personal. Acá hay oficiales superiores, subalternos y gendarmes", completó.

A su turno, el oficial Eduardo Rodríguez Rivas, aclaró que la manifestación de ayer se realizó "después de la hora normal de trabajo, con un quite de colaboración. Concurrimos a nuestros lugares de trabajo, con quite de colaboración, pero sin descuidar nuestros puestos de guardia y de seguridad, hasta el momento", añadió.

El gendarme advirtió que si no hay una respuesta concreta del Gobierno a esos planteos, hoy volverán a protestar a partir de las 13.30. La protesta se realiza conjuntamente con las guarniciones de Gendarmería de Salta y Santiago del Estero, que junto a Tucumán y Jujuy conforman la IV Región de la fuerza.

Las únicas provincias que no se vieron afectadas ayer por el reclamo fueron San Luis, Neuquén, Entre Ríos, Formosa y Jujuy. De todos modos, varios manifestantes oriundos de esas regiones están en Buenos Aires, donde la protesta fue mucho más numerosa y contundente.

La respuesta del Gobierno

Frente a las protestas, el jefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina, anunció la decisión del gobierno nacional de que el personal de Gendarmería cobre "exactamente el mismo salario que el mes pasado".

En tanto, en el caso de la Prefectura, consignó que se realizará "por única vez un pago compensatorio de los agentes que cobren 12.500 pesos o menos para que cobren exactamente lo mismo que el mes anterior".

Además, garantizó que el gobierno nacional inició una "investigación interna y externa" para determinar "quiénes fueron los responsables de todo esto", en relación al conflicto planteado por la implementación de un decreto que buscó reordenar los salarios de esas fuerzas de seguridad, y señaló que durante este mes se trabajará en la "correcta implementación" de esta norma.

"No sabemos si fue un problema administrativo o tenemos serias sospechas de que se está usando a los (efectivos) de más abajo, como carne de una maniobra por los que quieren mantener sus privilegios", dijo.

El funcionario anunció que se decidió que "las fuerzas no se autoliquiden sus salarios y en los próximos días, el ministerio de Seguridad -con asistencia del ministerio de Economía- liquidará los salarios de Gendarmería y Prefectura".

En horas de la tarde, la ministra de Seguridad, Nilda Garré, anunció que se determinó el pase a retiro de 10 prefectos generales de la Prefectura Naval y de 10 comandantes generales de la Gendarmería Nacional. Garré anunció que a cargo de Gendarmería fue nombrado el comandante general Enrique Zach en reemplazo de Héctor Schenone, y en Prefectura fue designado el prefecto general Luis Alberto Heiler en reemplazo de Oscar Arce. "Con lo cual queda normalizada la situación en las dos fuerzas de seguridad", concluyó Garré en su breve

Pronunciamiento del Congreso

La Cámara de Senadores de la Nación aprobó ayer una declaración para instar a las fuerzas de seguridad a "adecuar sus acciones a pautas de funcionamiento democrático", a raíz de las protestas de integrantes de la Prefectura, la Gendarmería y algunos miembros de la Armada. La iniciativa fue elaborada por los integrantes de la Cámara de Diputados y apoyada en el Senado por el Frente para la Victoria (FPV), Peronismo Federal y el interbloque del FAP. La declaración insta a "los integrantes de las fuerzas de seguridad y otras a adecuar sus acciones a pautas de funcionamiento democrático y subordinación a las autoridades legalmente constituidas, en todo de acuerdo con la Constitución Nacional".

El jefe del bloque de senadores del FpV, Miguel Angel Pichetto, dijo que "acá ocurrió un hecho que desde el punto de vista institucional debe ser abordado con madurez".

Alarma entre organismos de DDHH

Organismos de derechos humanos alertaron ayer "sobre el oportunismo de sectores que buscan desestabilizar el orden democrático", en una conferencia de prensa que brindaron esta tarde en la sede de Abuelas de Plaza de Mayo a raíz de las protestas de origen salarial en fuerzas de seguridad. En un documento conjunto que leyó la titular de Abuelas, Estela de Carlotto, los organismos dijeron que el reclamo fue "justo" pero "aprovechado", aun después de haber sido "resuelto por la presidenta" Cristina Fernández de Kirchner. "Nosotros respaldamos la democracia y les pedimos a las fuerzas de seguridad que regresen a sus lugares de trabajo y retomen sus actividades para que no se repitan historias de este país y de Latinoamérica", señaló el texto de Abuelas, Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, H.I.J.O.S., Familiares de detenidos desaparecidos por razones políticas y el CELS.

La oposición exige explicaciones

Frente a la protesta de integrantes de las fuerzas armadas, el bloque radical en el Senado reclamó que la ministra de Seguridad, Nilda Garré, brinde explicaciones al Congreso. Según el representante tucumano en la Cámara alta, José Cano, resulta imperioso resolver la situación. y afirmó que Garré, debe concurrir "sí o sí al Senado de la Nación para brindar explicaciones" al respecto. Cano dijo que el decreto del Gobierno por el que se liquidaron los haberes a los efectivos que reclaman tiene errores que deberían ser enmendados. "Es imperioso encontrar una solución de fondo al problema. El oficialismo tiene que dejar la soberbia de lado y aceptar cuando se equivoca", expresó. "Qué no haya la menor duda, Nosotros estamos del lado de las instituciones. Pero resulta imprescindible que el Frente para la Victoria comprenda la situación y acceda a que la Ministra o el jefe de gabinete (Abal Medina) concurra al recinto”.

Comentá la nota