General Pico: semestre de conflicto laboral

Los primeros seis meses de este año mostraron una alto índice de conflicto laboral con despidos, manifestaciones por mejora salarial y otro tipo de reclamos por parte de los trabajadores. La oficina de la Delegación de Trabajo en General Pico indicó que este año la cantidad de expedientes por problemas laborales fue alta y no mostró el descenso tradicional.
El delegado de Relaciones Laborales, David Diván, explicó que los expedientes se generan a partir de despidos y otros reclamos de los trabajadores. Por lo general, los meses más críticos siempre fueron marzo y abril y luego se detectaba un marcado descenso. Pero, 2012 no mostró la misma tendencia anual y el nivel de conflicto laboral se mantuvo hasta mediados de julio.

Concentraciones.

El 2011 terminó con la manifestación del Movimiento de Trabajadores y Desocupados frente al palacio municipal. Las concentraciones que se emplazaron con bombos y banderas en la avenida San Martín entre 9 y 11 se extendieron después de año nuevo y la agrupación explicó entonces que ya representaban a más de 100 personas.

Para marzo, el 50 por ciento aún estaba desempleado y a la espera de un proyecto productivo. Esta situación se extendió con manifestaciones todos los martes hasta junio.

Marzo también fue el momento de los reclamos por recomposición salarial y otros pedidos por parte de varios gremios, en General Pico y el resto de la provincia se sintieron las medidas de fuerza realizadas: por los docentes, la Asociación de Trabajadores Estatales (ATE), los afiliados al Sindicato de Luz y Fuerza y los obreros rurales representados por la Unión Argentina de los Trabajadores Rurales y Estibadores (Uatre).

El 25 de abril la protesta de los sectores vinculados al estado provincial alcanzó su punto máximo en esta ciudad con una concentración que superó las mil personas marchando por la zona céntrica de Pico. Fueron dos horas y media de manifestación pública con trabajadores locales y delegaciones de Santa Rosa, Intendente Alvear, Eduardo Castex y Trenel.

Frigorífico.

Por otro lado, los problemas por despidos en el Frigorífico General Pico se dieron a conocer en mayo. La empresa quería impulsar un "procedimiento de crisis" y ya había despedido a 17 obreros.

La planta aún conservaba a 180 trabajadores pero por complicaciones económicas quería reducir de turnos y salarios. Con la mediación de Relaciones Laborales y la intervención del Sindicato de la Carne se logró un convenio para que no hubiera más bajas injustificadas entre el personal y se respetase la disminución horaria prevista por ley.

Además, el problema de los empleados de seguridad privada, que prestan servicios para Ferro Expreso, pasó al dominio público durante el mismo mes por las malas condiciones de trabajo a las que eran sometidos y algunos despidos.

Los hombres eran parte del plantel de la empresa Falcon, una firma que desde General Pico realiza el control de los vagones que transportan cereal en Intendente Alvear o del tren de pasajeros en Realicó.

Los inconvenientes eran una sobrecarga horaria fuera del convenio colectivo, falta de pago de horas extras y turnos extensos sin un lugar para descansar ni baño. El tema aún está en negociaciones e intervino la Unión de Trabajadores de la Seguridad en La Pampa (Utraseg). Además, hubo inspecciones desde la Subsecretaría de Trabajo.

Los meses de junio y julio transcurrieron con algunos despidos acordados entre la firma y los empleados en el Frigorífico General Pico, y algunas bajas en el megamercado Changomás. Y ahora parece que los índices marcaron un descenso en Relaciones Laborales.

Comentá la nota