Germaiz. “hay gente que ya no tienen ni siquiera para comer”

Germaiz. “hay gente que ya no tienen ni siquiera para comer”

Los días pasan y los trabajadores de Germaiz, se encuentran en una situación límite, son 50 familias que hace 90 días que no cobran, que enfrentan un futuro lleno de incertidumbres y la decepción de haber luchado por una empresa cuyos propietarios los engañaron poniéndolos al frente del reclamo ante el gobierno provincial y nacional mientras ellos vaciaban las cuentas.

“Yo trabaje toda la vida en Germaiz y no es fácil para un trabajador pedir, es jodido pedir comida cuando trabajaste toda la vida”, nos contaba uno de los baraderenses que todos los días cumple con su turno en una fabrica parada y junto a sus compañeros sigue esperando por una solución que se dilata y cada día es más incierta y alejada.

Rubén González, delegado aceitero, habló con BTI sobre el día a día y las acciones que llevan adelante para destrabar el conflicto; “Después de la visita de los síndicos hubo una audiencia en el ministerio por una denuncia de la federación que ya teníamos todos los trabajadores por pago. El síndico estuvo acá el día 14 y el día 15 estaba en la otra planta de San Justo, ellos elevaron los informes a la jueza para mostrar en qué condiciones había encontrado la planta y la jueza ha tenido reuniones con la parte empresarial respecto a los informes que le lleva el síndico y el mismo día que tenían la visitita a la planta de San Justo tenían una audiencia en el ministerio de parte de federación y no se hizo presente la empresa y ahora se corrió la audiencia para el día de mañana el día 29, yo creo que ahí se va a tener que presentar la parte empresarial y a su vez ahora el ministerio llama al síndico también y nosotros también vamos dos delegados de acá de Baradero vamos a presentarnos en la audiencia”.

En medio de este entramado difícil de entender, están los trabajadores, quienes ante el pedido de la empresa siguieron trabajando hasta terminar los insumos y sin embargo fueron engañados;

“Nosotros no podíamos creer cuando vino al síndico nos contó que la empresa le había informado que nosotros no queríamos trabajar, que no compraban insumos porque nosotros estábamos de huelga, que teníamos tomadas las dos plantas, totalmente al revés de lo estábamos haciendo acá. Todos los trabajadores nos enojamos, porque los estábamos aguantando, sin cobrar- ya llevamos noventa días sin cobrar al día de hoy- y que después la empresa salga con esto, además nos enteramos que a los días cuando se levanta el embargo de las cuentas- ya no tenían más nada que esconder – y salen diciendo que no tienen un mango para poner en las cuentas. Ellos fueron dilatando todo y estirando todo lo que más podían para que le den tiempo a vaciar todas las cuentas y después cuando llegue el momento buscar la excusa de que tienen todo enajenado y un montón de chanchadas que se le hizo a gente que se ha iniciado con ellos, operarios que fundaron la empresa y así les pagan de esta forma a dos o tres años de jubilarse no se puede ser tan sin vergüenza”.

¿A nivel local que están haciendo?

“Nosotros seguimos siendo los mismos cada cual en su turno, seguimos marcando la tarjeta de entrada y salida como corresponde, esperando que tomen una resolución.  Yo creo que mañana 29 la jueza llamó a reunión a los accionistas mayoritarios para que se tomen una decisión o presenten la quiebra o hagan lo que tengan que hacer, que se termine todo esto porque es una agonía para todos los trabajadores.

El  jueves nosotros por intermedio de los asesores de federación se hicieron unos telegramas intimando a la empresa  a que pague los salarios adeudados y que nos den tarea efectiva a cada trabajador que nos corresponde según el artículo 78 porque ellos es como que se nos han negado a dar tareas y a su vez que adeudan los salarios que nos deben Abril, Mayo y Junio”.

90 días sin ingresos, generan en cualquier familia de trabajadores una situación económica insostenible, primero se empiezan a postergar los pagos de impuestos, luego los alquileres, las cuotas, los servicios y finalmente, la difícil realizad de encontrarse sin comida.

Como nos contaba un trabajador y con razón, es indigno y da vergüenza pedir comida cuando uno trabajo tanto, quizás por esa razón no lo hacen y ahí es donde debe aparecer la comunidad para contenerlos. “Queremos agradecer al SOEMB porque ya hicieron una colecta y nos han llevado alimentos para todos los trabajadores, a pastas frescas que también ha donado, lo mismo que el sindicato nuestro de Rosario y a Desarrollo Social por intermedio de la Intendenta que también ha colaborado con los operarios más necesitados y también les están gestionando una beca para todos los hijos de los trabajadores para que puedan seguir estudiando. En nombre de todos los trabajadores estamos muy agradecidos porque realmente la mayoría de los trabajadores estamos necesitando, hay gente que ya no tienen ni siquiera para comer.” 

Comentá la nota