Se gestiona para todos, por encima de las demandas sectoriales

Se gestiona para todos, por encima de las demandas sectoriales
Cada día es menor el nivel de tolerancia de la sociedad a los piquetes, cortes de ruta y conflictos por motivos que no los justifican. En pleno centro posadeño y a la hora pico, hubo un enfrentamiento generado por el caos vehicular a raíz de la protesta de un grupo de manifestantes identificados con la Corriente Clasista y Combativa que pedían “trabajo”.
Con su protesta violaron el derecho a los demás a circular libremente, en pleno mediodía, a la hora que cientos de padres buscan a sus hijos en las escuelas o los oficinistas se apuran para llegar a las entidades financieras.

Los manifestantes, a viva voz, reclamaban “trabajo digno”. Lo cierto es que el Gobierno destina entre cuatro y cinco millones de pesos mensuales para darles trabajos a través del Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional. Los que trabajan, hacen veredas y cordones, pero no todos lo hacen. Unas horas antes de la protesta, se les había entregado 800 módulos alimentarios. Es decir, el Estado no desampara a los sectores sociales más vulnerables.

A la protesta se sumaron jubilados docentes. Uno de sus líderes cobraba el año pasado 7.804 pesos. Con la movilidad jubilatoria, su salario de abril será de 16.656 pesos: no es poco, una jubilación de 2.000 dólares al tipo de cambio oficial. La masa jubilatoria docente era de 23 millones de pesos en enero de 2013 y en abril de 2014 será de 44 millones de pesos, con un incremento del 90 por ciento, mucho más alto que los a cualquier otro sector en paritarias.

Los manifestantes, sin embargo, reclaman más. Y llevaron la protesta al extremo de agredir a una persona que pretendió cruzar el piquete. Una violencia injustificable.

El Estado debe ocuparse de mucho más que reclamos sectoriales. El gobernador Maurice Closs avanzó en un amplio abanico esta semana. Con el ministro de Planificación, Julio De Vido, firmó el convenio para que corralones misioneros se sumen a los Precios Cuidados con 46 productos clave para la construcción. El impacto será directo en los valores de las construcciones públicas y privadas. El mandatario misionero valoró a los empresarios que se sumaron al acuerdo “para cuidar bolsillo y los precios que impactan en la calidad de vida de los misioneros y en las compras del Estado”.

En el mismo acto, Closs planteó la necesidad de custodiar los precios de los medicamentos y también que el gasoducto del NEA llegue a Misiones a través de Paso de los Libres, para acelerar tiempos y abaratar costos.

Apenas unas horas después, Closs elevó otro reclamo a la Nación, esta vez durante la visita del ministro de Trabajo, Carlos Tomada. Aunque destacó las iniciativas por la inclusión que realiza el Gobierno Nacional, el Gobernador cuestionó que el interior siga subsidiando el consumo en Buenos Aires para contener precios. “No tolero y me enerva que usted como hombre de la Capital tenga un subsidio del 85 por ciento en el agua que consume y acá tengamos cero. Entonces el porteño toma mate, que ya tiene el agua subsidiada, que no tenga también la yerba subsidiada. No le vamos a dejar, nos vamos a pelear con todos los que haga falta, va a sonar el teléfono, llamará la Secretaría de Comercio, pero no les vamos a dejar y eso les tiene que quedar claro”, advirtió.

En la misma línea, reclamó dos reivindicaciones fundamentales para Misiones, con situaciones distintas a la de otros sectores del país que son incluidos a través de planes nacionales.

Uno de ellos tiene que ver con los tareferos. Closs pidió que se genere un “híbrido” para que se avance en la regularización del empleo en el sector. Es que muchos trabajadores no quieren acceder al blanqueo para no perder la Asignación Universal por Hijo. Closs planteó la necesidad de que no pierdan el beneficio contra las asignaciones familiares.

También vinculado al sector productivo es el otro pedido que hizo a Tomada: que los estudiantes de las Escuelas de Familia Agrícola puedan acceder al plan Progresar, creado para los estudiantes de las escuelas públicas. Las EFAS son privadas, pero en el caso de los estudiantes rurales, no necesariamente tienen un elevado poder adquisitivo, sino que concurren a ellas por cercanía y aprendizaje vinculado a sus vidas en las chacras.

Como se puede apreciar, el Gobierno gestiona en distintos frentes prestando la misma atención. Las demandas sectoriales no pueden estar por encima de la responsabilidad de la gestión para todos los misioneros.

Coment� la nota