Gestiones para frenar conflictos en alimentación y el transporte de cargas

Desde hoy el Gobierno enfrentará una semana clave para encarrilar un conjunto de discusiones salariales, con el desafío de descomprimir el escenario de conflictividad ya instalado en sectores como la industria alimentaria y el transporte de cargas y, a la vez, refrenar la amenaza de protestas de los trabajadores de sanidad y gastronómicos.

La principal urgencia para el objetivo oficial apunta a resolver la negociación en alimentación, después de que el viernes el gremio inició un paro de 4 horas por turno de producción que repetirá hoy, una medida que –según advirtieron las empresas del sector– amenaza provocar faltantes de algunos productos.

Para evitar que el plan de lucha se profundice, las autoridades del Ministerio de Trabajo volvieron a citar para esta tarde a representantes de la Federación de Trabajadores de Industria de la Alimentación (FTIA) y de la cámara que agrupa a las empresas de la actividad. La intención de la cartera laboral apunta a reducir la brecha entre el reclamo gremial, que exige elevar el salario básico de $ 6.300 a $ 9.000, lo que representa un incremento cercano al 45%, y la oferta empresaria de un aumento escalonado de 30% más una suma fija que elevaría la propuesta un par de puntos más. El sindicato ya anticipó que si hoy no hay avances en la negociación, declarará un paro de 24 horas.

La paritaria de Camioneros constituye la otra urgencia para la cartera de Carlos Tomada, después de que el gremio que lidera Hugo Moyano rechazó el jueves la propuesta de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (Fadeeac) de un aumento escalonado de 26% y se declaró en estado de alerta y movilización. Es más, el propio Moyano amenazó con paros sorpresivos y hasta con una huelga en el transporte de combustibles durante el próximo fin de semana largo si no hay respuestas favorables a su pedido de una suba de 40%.

También sigue trabada la negociación del gremio de Sanidad con las cámaras que agrupan a las clínicas, sanatorios y hospitales privados, centros de diagnóstico y laboratorios de análisis clínicos, por lo que el consejo nacional del sindicato que encabeza Carlos West Ocampo anticipó medidas de fuerza para los próximos días, en reclamo de una mejora salarial en torno al 32%.

Comentá la nota