Gobierno advierte sobre "dura restricción fiscal" ante los reclamos de la CGT

Gobierno advierte sobre

El vicejefe de Gabinete dijo que el déficit y la situación social limitan la acción. Empresarios advierten que cada sector debe analizar si puede o no pagar el bono e fin de año

Tras la expectativa generada en torno al paquete de medidas en estudio para satisfacer los reclamos de la CGT y evitar la convocatoria a un paro general, el Gobierno salió ayer a poner paños fríos al debate para no generar falsas ilusiones. El encargado de bajar el tono fue el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien aseguró que "aún no fue tomada ninguna decisión" vinculada con un eventual bono de fin de año y exención de Ganancias sobre el medio aguinaldo y recalcó que el Gobierno atraviesa una "restricción fiscal dura y una realidad social contundente".

También reiteró las cifras de pobreza informadas la semana pasada por el Indec, del 32,2%, y afirmó que las decisiones que tomen desde el Ejecutivo estarán orientadas a los sectores que menos tienen, tal como lo había adelantado el lunes el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay.

Quintana remarcó que la reunión que mantuvo parte del equipo económico con el triunvirato de la CGT la semana pasada fue "buena", pero enfatizó que "ellos hicieron una cantidad de planteos y lo único que se les dijo fue que en diez días se les daría una respuesta". "Sobre todo lo demás se generó una expectativa exagerada, pero no corre por nuestra cuenta", aclaró en declaraciones a radio La Red.

De todos modos, tal como publicó ayer El Cronista, el Gobierno evalúa varias opciones para cumplir con los pedidos de la CGT. Por un lado, fijar un corte para la exención del impuesto a las Ganancias sobre el medio aguinaldo que disponga que el beneficio rija sólo para los que ganen hasta $ 45.000 brutos; por otro, definir un pago por única vez (que rondaría $ 500) para los jubilados que cobran la mínima y los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH). También está en estudio un bono de fin de año para los trabajadores estatales en torno a $ 1000, pero eso está condicionado por la situación fiscal que atraviesan las provincias.

Aunque no confirmó estas medidas, Quintana aseguró que "tendencialmente el compromiso del Gobierno tiene que ser con los que menos tienen, por lo que, como una manta corta, hay que priorizar la asignación de recursos hacia ellos".

Con respecto al sector privado, el Gobierno deberá citarlos para pedirles colaboración en la medida de la posibilidad de cada sector. Trascendió que lo haría en el marco de la mesa de diálogo tripartita en la que se sentarán los funcionarios, los sindicalistas y los empresarios y que sería convocada este mes.

Por lo pronto, varios sectores ya salieron a advertir que no están en condiciones de hacer frente al pago del bono, tras los acuerdos salariales cerrados por el año. El presidente de la Coordinadora de las Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja, descartó la implementación de este plus de forma generalizada porque "la actividad tiene vigentes 14 convenios distintos y, en algunos casos, se están pagando en cuotas los aumentos acordados en paritarias". Funes de Rioja admitió que hay varias empresas que tienen este tipo de acuerdos con sus trabajadores, pero lo define cada compañía.

El comité ejecutivo de la UIA discutió brevemente este tema ayer y la conclusión fue que la entidad no es firmante de ningún acuerdo paritario y que los sectores ya suscribieron sus acuerdos con los aumentos que podían dar.

Desde la Cgera, su presidente, Marcelo Fernández, afirmó que las pymes no están en condiciones de pagar el bono y que para hacer un "esfuerzo compartido", le propondrán al Gobierno poder descontarlo de las cargas patronales. "Nuestro sector está pasando una situación realmente agobiante y repercute en la industria. Los costos en pesos suben y los productos importados reciben el beneficio del atraso cambiario. En esta situación, es muy difícil pensar en un bono", aseguró el presidente de la Cámara de las Industrias Opticas, Norberto Fermani, también integrante de Cgera.

Comentá la nota