Gobierno aseguró que no respondió a ATSA por lo que consideró “una extorsión”

Gobierno aseguró que no respondió a ATSA por lo que consideró “una extorsión”
En un discurso ambivalente el subsecretario de Asuntos Gremiales, Lisandro Fonrradona, se refirió a varias conversaciones que mantuvo con Alejandro Perez de ATSA en lo que asegura “no se pudo llegar a un acuerdo para una reunión”. Por otra parte aseguró que la falta de respuesta a la manifestación del viernes fue porque consideró que “dos funcionarios –fueron- retenidos indebidamente”, en relación a la protesta en la dirección del HRRG.
Fonrradona expresó, “el día viernes estando dos funcionarios retenidos indebidamente era imposible que se produjese una reunión, no solo porque iba a ser producto de una extorsión sino que además no había ninguna garantía de que cualquier funcionario que se ponga a hablar con ellos cayera en la misma suerte”, dijo en un torno casi exagerado respecto a lo que ocurrió con la manifestación a las puertas de la dirección del Hospital Regional Río Grande, en cuyo interior estuvo el director Jorge Olivo y el subsecretario Luis Sandez.

“En el día de la fecha hubo varias comunicaciones telefónicas con Alejandro Perez, tanto de mi parte como de parte del secretario Daniel Ravaglia. No hay voluntad de diálogo. Lo que lamento es la falta de predisposición de parte de ATSA, porque cuando se planteó a Perez reencausar el diálogo me contestó que esta semana ATSA no podía porque tenía reunión de comisión y de delegados”, manifestó Fonrradona en un comunicado de Gobierno.

“La verdad que es difícil poder establecer cuáles son los pasos a seguir cuando la entidad gremial se retira del dialogo. Cuando se le planteó a Perez la falta de comunicación en forma escrita por parte de la entidad gremial de la derogación del decreto 2364, él me respondió que ellos no querían la derogación del decreto sino se firmaba la incorporación de los 500 pesos al básico, lo que nos lleva la discusión a foja cero. Creo que la conducción sindical no está a la altura de las circunstancias ni siquiera asume la responsabilidad como representación de los trabajadores. En forma privada me dice que no tienen tiempo para reunirse y en público dice que el Gobierno no los atiende. Habla cuanto menos de una mala fe en negociar. Nosotros seguimos con la firme convicción de que esto se soluciona con más dialogo, no con actos que rozan el vandalismo”, acusó el subsecretario finalmente.

Comentá la nota