El gobierno de Bacileff Ivanoff reprimió con dureza y sin mediar palabra

El gobierno de Bacileff Ivanoff reprimió con dureza y sin mediar palabra
Hace nueve semanas el gremio mayoritario de empleados públicos UPCP, junto a docentes de ATECh y Federación SITECh, trabajadores de la salud de APTASCH y movimientos sociales agrupados en la Multisectorial del Chaco, vienen reclamando al gobierno de Bacileff Ivanoff diálogo y salarios dignos.
Hace 168 días asumió Juan Carlos Bacileff Ivanoff la gobernación interina de la provincia del Chaco y en sucesivas declaraciones afirmaba que iba a hacer respetar el derecho a circular por calles y rutas y que no iba a permitir cortes ni piquetes. Este miércoles en horas de la mañana cumplió sus dichos con una feroz represión de la Policía a empleados públicos, docentes, trabajadores de la salud, integrantes de movimientos sociales que se movilizaban pacíficamente.

La ministra de Gobierno, María Lidia Cáceres, avaló la represión consignando: “Este Gobierno trabaja para mantener la paz social y garantizar a cada ciudadano sus derechos dentro de los cuales está la libertad de circulación; en este sentido y con la responsabilidad que nos otorgó la ciudadanía no permitiremos los cortes y la violencia de algunos dirigentes sindicales y sociales que violan los derechos de la ciudadanía y no aceptan el diálogo en una posición intransigente y privando a los chaqueños de servicios esenciales”.

Si algún desprevenido escucha o lee los dichos de la máxima responsable de la seguridad y la Policía del Chaco, admitirá que el accionar policial se debió a que una movilización de violentos y desaforados manifestantes, se dirigían armados a subvertir el orden institucional. Nada más descabellado, la manifestación, multitudinaria estaba en sus comienzos y era absolutamente pacífica y quienes marchaban lo hacían con las manos vacías.

Hay protocolos en las fuerzas policiales para dispersar movilizaciones, en este caso, dejaron de lado y primó la violencia, nadie habló con los manifestantes, no hubo mediación, directamente los reprimieron. Esto no me lo contó nadie, presencié los hechos y el accionar violento de los efectivos de la Policía del Chaco.

El recibimiento de los numerosos efectivos de la Policía del Chaco fue de una violencia inusitada, con balas de goma y gases lacrimógenos que arrojaron indiscriminadamente, corriendo y reprimiendo a los manifestantes por varias cuadras, con el camión hidrante a la retaguardia de los agentes, que al decir del colega Antonio Conesa “estaban sacados”. La orden del Gobierno dada a las fuerzas policiales fue no permitir la movilización y mucho menos el acto programado, porque de lo contrario como se entiende que a quienes marchaban por el medio de la Plaza 25 de Mayo en dirección a la sede gubernamental los dispersaran tan violentamente.

Reclamos

El principal reclamo de los gremios de la administración pública, docentes y trabajadores de la salud, es que el gobierno de Bacileff Ivanoff abra la discusión salarial, porque consideran que el 25% otorgado unilateralmente y en cómodas cuotas no fue aceptado y exigen salarios dignos con mejores condiciones de trabajo y diálogo.

Los movimientos sociales pretenden abrir el diálogo con el gobierno, porque al igual que amplios sectores quieren saber como va a continuar su accionar y su relación con el gobierno de Bacileff Ivanoff.

Diálogo cero

Cuando la ministra de Gobierno expresa que los gremios no aceptan el diálogo, hay que hacerle una corrección con todo respeto, el que no acepta el diálogo es el gobernador de la Provincia del Chaco, Juan Carlos Bacileff Ivanoff, que desde su asunción evitó reunirse con los gremios que en reiteradas oportunidades le solicitaron audiencias, al igual que numerosos sectores al que el gobernador se niega a recibir y se escuda en que sus ministros tienen las directivas para solucionar todos los problemas.

Desde este medio de comunicación venimos insistiendo que este clima de permanente conflicto en la Provincia del Chaco, desde el arribo de Bacileff Ivanoff al sillón de Obligado, no es normal y que es preciso que prime la cordura y el sentido común, la sensatez y la paciencia, la ciencia de la paz, porque es imposible gobernar y vivir en una provincia con tremendas tensiones.

Es improbable resolver este estado de situación sin abrir el diálogo, sin negociar, sin encontrar alternativas que permitan superar estas graves dificultades, esto lo tienen que entender tanto gobernantes como dirigentes gremiales y sociales. Es indudable que la violencia no es el camino, sino todo lo contrario.

Estamos transitando los 32 años ininterrumpidos de vida en democracia, si tomamos conciencia del valor que este logro tiene en la vida y en la memoria de los argentinos, quizás comencemos a encaminarnos a la resolución de las dificultades que hoy nos preocupan y ocupan a los chaqueños.

Esperemos que el sol de Mayo ilumine a gobernantes y dirigentes.

Comentá la nota