“El gobierno de Capitanich está vivo porque confió en los movimientos sociales”

“El gobierno de Capitanich está vivo porque confió en los movimientos sociales”
El líder del Movimiento de Trabajadores Desocupados, Emerenciano Sena, indicó que no pueden finalizar las viviendas porque los funcionarios no hacen entrega de los materiales para la construcción.
Emerenciano Sena, señaló que se debería cambiar el sistema por la falta de compromiso de los funcionarios, y pidieron una audiencia con el gobernador de la provincia para tratar de solucionar este problema.

En declaraciones radiales, indicó “nosotros apoyamos la política del gobierno donde permiten a las organizaciones construir las casas, definir y decidir a quienes les vamos a entregar, acompañamos, pero también creemos que tenemos que tener una línea definida”.

“No nos llegan los ladrillos, a otros no les llega la piedra, un inodoro, las chapas, entonces se atrasa la obra y parece que no cumplimos, y nosotros tenemos la obligación de terminar la obra en tiempo y forma, pero los funcionarios tienen que cumplir con la entrega de los materiales”, señaló.

Además, expresó que ante esta situación “queremos hablar con el gobernador para encontrar una salida”.

“Creo que el gobierno tiene que tener un sistema donde se pueda pagar al que trabaja, al que tiene asistencia en el trabajo, tiene que ser potestad del Gobierno de la Provincia y no Nacional”, sostuvo.

“La conducción de la provincia es del Gobernador, reconocemos como figura principal por lo tanto esta cuestión tenemos que hablar con él para que nos de una solución”, destacó.

Con respecto a la situación de los movimientos, expresó que “este momento exige algo más dinámico por parte del gobierno, porque los movimientos son cada vez más grandes y construyen mayor cantidad de casas”.

“La inmensa mayoría de los funcionarios tienen el problema de la burocracia, y hoy no es lo mismo una empresa que un movimiento, no están a la altura de la realidad”, señaló.

Emerenciano, finalizó “el gobierno de Capitanich está vivo porque confió en los movimientos sociales para construir las casas, sino estaría abajo del caballo”.

Comentá la nota