Gobierno fija hoy límite del 20% para bancarios

Gobierno fija hoy límite del 20% para bancarios
• Además, quiere que se mencione que es trimestral.

• El gremio se reúne con las cámaras en Trabajo

Por: Carlos Burgueño

Para el Gobierno, el aumento que recibirán los bancarios en el primer trimestre del año es sólo un alza a cuenta de lo que el sector financiero cierre como incremento salarial para este año. Si hay que hablar de porcentajes, éste será de no más del 15% de suba y sólo corresponderá mencionar un 20% para el caso de los trabajadores de salario mínimo. Y, finalmente, lo más importante, de ninguna manera se podrá hablar de un incremento del 24% tomando el cuenta el pago único de marzo de $ 770 ni la posibilidad de definir el acuerdo como trimestral. Estas son las pautas enviadas ayer desde el Ministerio de Trabajo hacia La Bancaria, y son condiciones sine qua non para que la cartera que maneja Carlos Tomada avale el acuerdo que mañana desde las 11 intentarán cerrar los representantes del gremio y las cámaras que representan a todas las entidades del país. El encuentro será en la sede del ministerio y para el Gobierno estas negociaciones terminaron teniendo un resultado clave por cuestiones temporales y políticas.

Como todos los años, La Bancaria, de Sergio Palazzo, es el gremio que primero comienza a discutir sus paritarias, ya que su estatuto es anual y vence cada 31 de diciembre. Como nunca es posible discutir para esa fecha, y como las negociaciones para todos los sectores empiezan a realizarse plenamente desde abril, los bancarios abren las discusiones, pero siempre con acuerdos temporales que terminen cerrándose en otro más general en medio del resto de las paritarias.

Lo que cambió este año fue una cuestión clave: las discusiones privadas, o más bien fuera del Ministerio de Trabajo, habían llegado a un acuerdo con un alza salarial a cuenta del aumento que se fije en paritarias de 1.440 pesos, cuando originalmente el gremio reclamaba sí o sí 1.900 pesos. Aparte se pagaría una liquidación en marzo no remunerativa y por única vez de 770 pesos. Si se tomara porcentualmente el primer incremento, el alza sería igual al 20% para el salario mínimo del sector y de algo más del 10% para el promedio de los salarios de los trabajadores del sistema financiero, quienes superan largamente y en general los $ 10.000 de salario. Sin embargo, si se tomara también como válido el aumento de marzo con los

$ 770 incluidos, el nivel de suba salarial crecería hasta el 24%. Luego, cuando se retomaran las negociaciones a fines de marzo o comienzos de abril, se definiría el aumento para todo el ejercicio; el que seguramente tendría como resultado final la incorporación de esos 770 pesos al salario, con lo que el 24% sería el incremento final.

Para el Gobierno, tomando en cuenta que se trata de un sector de muy buen resultado en 2012, no sería un mal final para negociación de los bancarios, siempre y cuando pueda anunciarse en abril y licuarse junto con otros acuerdos más cercanos al 20%, como los que se preparan con los trabajadores públicos de UPCN Andrés Rodríguez y quizá, con algún sindicato amigo, como la construcción de Gerardo Martínez. El acuerdo general no molestaba al Gobierno. Sin embargo, las primeras declaraciones que vinieron desde la Asociación Bancaria alertaron al Ministerio de Trabajo, que directamente decidió intervenir en el acuerdo y amenazar con no avalarlo.

Sucede que desde el gremio se anunció que el aumento final era el que se había llegado a firmar la semana pasada con la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (ABAPRA), la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA), la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA), la asociación de Bancos Especiales (ABE) y el Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Según los gremios, este acuerdo era temporal y debía negociarse otro más adelante, el que tomaría como piso el aumento del 24% que ya se había cerrado. Si estos dos últimos puntos se hubieran avalado desde el Gobierno, La Bancaria abriría la jurisprudencia para que otros sindicatos discutieran alzas salariales del 24% como piso y que estos acuerdos puedan ser además temporales, por caso, semestrales. No era una idea nueva, sino que ya la había deslizado públicamente el titular de SMATA, Ricardo Pignanelli, que dijo que para su sector, por cuestiones de evolución de la producción anual, lo mejor era firmar una paritaria hasta junio y una nueva en noviembre.

El Gobierno rechaza cualquier posibilidad de este tipo, y sólo avalará un acuerdo de incrementos salariales para todo el año. Este es el primer mensaje que hoy quedará claro cuando se reúnan con La Bancaria. Pero además es importante para el Gobierno que en el acta que se firmaría hoy figure explícitamente que el pago de los 1.440 mensuales entre enero y marzo es a cuenta de los aumentos de paritarias y que los $ 770 de marzo son por única vez, aunque luego se sumen a los sueldos que se negocien en las paritarias, pero en abril. Además, pedirá que en el momento de salir a hablar del alza, el incremento que se tome en cuenta sea el de menos del 20% en promedio.

Comentá la nota