El Gobierno frenó el paro docente con la Conciliación

El Gobierno frenó el paro docente con la Conciliación

Los gremios acataron la medida, pero manifestaron su disconformidad con el llamado e insistieron con los cuestionamientos al ministro Ariza.

Ayer a la mañana la Dirección de Inspección Laboral (DIL) notificó al ministerio de Educación y a los gremios docentes del dictado de la Conciliación Obligatoria; así frenó el conflicto que llevaba varias semanas y obligó a los sindicatos a suspender los paros programados para esta semana por cuatro gremios, lo que viene afectando el desarrollo de las clases. Luego de la comunicación, todas las partes decidieron acatar la medida, y hoy será la primera reunión a partir de las 18.30 en las oficinas del CAPE. 

A pesar de que al recibir la notificación algunos gremios cuestionaron la legitimidad de la medida, Gabriel Romero, director de la DIL, defendió esta determinación. "Algunos gremios estipulaban que no se podía llamar a conciliación por el mismo tema, y en realidad a nosotros nos faculta la Ley de Conciliación Obligatoria (14.786), que no expresa limitaciones sobre la cuestión”, aclaró el funcionario.

La medida implica que deben abstenerse de llevar adelante medidas de acción directa o cualquier otra que altere las relaciones del trabajo normal, debiendo cesar de inmediato aquellas que se decidieron con anterioridad a la disposición. 

En tanto que Nancy Agüero, secretaria general de UDA, pidió que las decisiones que se tomen en esta nueva conciliación "sean cumplidas por el ministerio de Educación, porque hasta el momento hemos pasado conciliaciones obligatorias donde llegamos a supuestos acuerdos y en ningún momento se presentaron objeciones, pero al momento de hacer efectivos esos acuerdos empezaron a surgir todas las observaciones y contradicciones, entonces no sabemos dónde estamos parados”. Además, pidió que la gobernadora Lucía Corpacci intervenga en el conflicto, "porque no puede ser que se esté degradando y precarizando la educación con los funcionarios actuales”. 

La mayoría de los gremialistas coincidió en que el llamado a conciliación se hizo para dilatar los planteos, y se quejaron de volver a negociar con las autoridades del ministerio. Juan Godoy, referente de SUTECA, manifestó su "rechazo y un repudio a la convocatoria, porque la propia DIL en su momento dijo que nuestro pedido era correcto por el incumplimiento”, recordó y agregó que "desde el Ejecutivo se quiso desviar el verdadero motivo del reclamo. Después de la mentira y la traición no se con qué cara se van a sentar (los funcionarios) a dialogar”, sentenció. En tanto que Sergio Guillamondegui (SIDCA) acusó al Gobierno de "querer instalar la discrepancia del régimen de Licencia como una prebenda gremial y para nosotros eso no es lo primordial. Sentimos que nos mienten porque ahora ponen la excusa de la licencia para no aprobarlo y ponernos en contra a la sociedad”.

El paro previsto para ayer se realizó con un alto acatamiento en todos los establecimientos de la provincia, al igual que los días anteriores. 

ATECa pidió la renuncia de Ariza

Ayer por la tarde, y luego de analizar la legalidad del llamado a Conciliación Obligatoria, un nutrido grupo de docentes de ATECa se manifestó por las calles de la ciudad pidiendo la renuncia del ministro de Educación, José Ariza. La movilización había sido organizada para hoy, pero ante la disposición de la DIL se adelantó la marcha, por lo que muchas seccionales del interior no pudieron asistir. Igualmente las sedes de Capayán, Santa Rosa, Andalgalá y La Paz dijeron presentes, con centenares de afiliados. 

"Venimos a ratificar el pedido de renuncia de Ariza, eso es fundamental para poder destrabar el conflicto”, expresó Jorge Molas, secretario adjunto. A pesar de haber acatado la Conciliación dijo tener poco optimismo, "porque sabemos que no se resuelve nada y ya agotamos el diálogo con este Ministro”. 

BOCHORNO

En medio de la manifestación surgieron algunos inconvenientes con algunos docentes que habrían recibido huevazos desde un sector interno de Casa de Gobierno, según acusaron los docentes y el propio Jorge Molas, quien dijo sentirse "muy triste” por el "lamentable” episodio. En tanto que la secretaria Privada de la gobernación, Luisa Pérez, negó rotundamente el hecho. El personal policial manifestó que revisará las cámaras de seguridad.

Comentá la nota