El Gobierno impulsa un acuerdo que limite las subas de precios y salarios

El Gobierno impulsa un acuerdo que limite las subas de precios y salarios
El secretario de Comercio, Guillermo Moreno, se reunió ayer con empresarios y dirigentes de la CGT oficialista.

Fue un encuentro en el que se habló de productividad, de la Aduana y del salario mínimo, vital y móvil. Y cuando los precios también amagaban con ser uno de los temas, el anfitrión recibió la pelota, la pisó y la pateó al costado . El anfitrión fue Guillermo Moreno, quien ayer recibió en la Secretaría de Comercio Interior al titular de la Unión Industrial, José De Mendiguren, y al jefe de la CGT oficialista, Antonio Caló, junto a un nutrido grupo de empresarios y gremialistas, que asistieron con la expectativa de un nuevo intento por recrear una mesa de diálogo social.

“Este encuentro es un encargo de la Presidente de la Nación” , les dijo Moreno. El secretario, teóricamente por debajo del ministro Hernán Lorenzino, maneja resortes clave de la economía. Lo que ayer hizo fue calzarse por primera vez el traje de negociador paritario . A su lado, estaba la ministra de Industria, Débora Giori, y la vice de Trabajo, Noemí Rial.

La última vez que el Gobierno había movido fichas para una mesa tripartita fue en noviembre de 2010, cuando Cristina Fernández de Kirchner la anunció en la Conferencia Industrial que se realizó en Costa Salguero. Aquel día, Hugo Moyano formaba parte de la mesa de invitados que aplaudieron a Cristina. Ayer, el titular de la CGT Azopardo dijo que no formará parte de esa negociación.

Según relató uno de los asistentes, Mendiguren habló en primer lugar en representación de los empresarios. “Necesitamos trabajar juntos para lograr mejoras en temas como logística, productividad, la Aduana y avanzar en una mesa de diálogo”, dijo el titular de la UIA. Lo acompañaban Carlos Bulgheroni, Javier Madanes Quintanilla, Osvaldo Schultz, Luis Betnaza, Carlos García, Juan Carlos Lascurain, Aldo Karagozian, Alejandro Vivanco, Juan Carlos Sacco y Hugo Sigman, entre otros.

Del lado gremial, el primero en tomar el micrófono fue Caló.

“No podemos avanzar en un diálogo sin antes corregir las cargas sociales y los impuestos al trabajo” , dijo el metalúrgico. A su lado, Andrés Rodríguez propuso que el primer mojón de esta mesa sea la actualización del salario mínimo, vital y móvil para 2013. Varios de los presentes dijeron luego, en privado, que no están de acuerdo con esa iniciativa.

“Hacerlo ya serviría solamente para poner un techo a las paritarias” , aseguraron. Entre los gremialistas estaban Oscar Lescano, Gerardo Martínez, Héctor Daer y José Luis Lingeri, entre otros.

El tema precios llegó y se fue rápidamente de la discusión. Horacio Ghilini (docentes privados) planteó un congelamiento de precios de una canasta básica de productos. Y Moreno, interventor político del INDEC, respondió. “Lo que hay que hacer es medir objetivamente la canasta. Nosotros lo hacemos”. Fin de la discusión.

Sin embargo, los que asistieron salieron de buen ánimo. “Acá se puede hablar de cambios materializables”, dijo uno de los empresarios. “Le veníamos hablando a Moreno sobre la pérdida de competitividad y parece haber recogido el guante”, agregó. Uno de los gremialistas más veteranos se mostró escéptico.“La intención no es mala, pero no creo que tengan suerte. Esto ya se intentó muchas veces, y no funcionó”.

Comentá la nota