El Gobierno se ofrece como árbitro en la mesa a la que hoy se sientan sindicatos y empresas

El Gobierno se ofrece como árbitro en la mesa a la que hoy se sientan sindicatos y empresas

Auspiciará plus salarial pero dejará la discusión a gremios y empresarios

En la primera reunión de la mesa de “Diálogo para la Producción y el Trabajo”, el Gobierno de Cambiemos apuesta hoy a dejar en manos del sector empresario la respuesta al reclamo de los gremios por el bono de fin de año y la reapertura de las paritarias.

Con el objetivo de esquivar el conflicto sindical y con la propuesta oficializada, el jefe de gabinete, Marcos Peña, auspiciará de árbitro en el encuentro que se desarrollará desde las 10 en el Museo de la Casa Rosada entre los representantes de las cámaras empresarias y la cúpula de la CGT, que integran Héctor Daer, Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña.

Tampoco tomará partido sobre el

pago de un bono en las provincias

“No se trata sólo de una mesa para frenar un paro, sino que es el comienzo de una seguidilla de consultas permanentes con el sector empresarial y los gremios”, señaló un alto funcionario.

Según confiaron tres fuentes con despacho en Balcarce 50, el Ejecutivo insistirá con la oferta de un bono de fin de año de 1000 pesos que le otorgarán a los jubilados que cobran la mínima y a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo. Para resolver la situación de los trabajadores del sector privado buscarán que los empresarios diriman la cuestión salarial a través de un plus o la reapertura de las paritarias por actividad, como podría ser en el caso de los bancarios, que ayer comenzaron con una medida de fuerza en demanda de una mejora salarial.

En la caso de los empleados estatales, la Casa Rosada delegará la discusión sobre el bono a las provincias y municipios. El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que también participará de la reunión, había adelantado que no podrán garantizar el pago del plus a los trabajadores públicos y que cada jurisdicción deberá resolverlo según su presupuesto.

Tras la visita de Mauricio Macri al Papa Francisco, el oficialismo decidió sumar a la Iglesia a la ronda de encuentros propuestos en el decreto 1092 publicado el jueves pasado en el Boletín Oficial. “La Iglesia esta invitada a participar cuando quiera”, confiaron las mismas fuentes. Los representantes religiosos por ahora no confirmaron su presencia en el primer cónclave de diálogo. Sin embargo, en paralelo se reunirán con la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, junto a organizaciones sociales Barrios de Pie, la Corriente Clasista y Combativa y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular.

“No se trata de frenar un paro sino

de tener consultas permanentes”

Como paso previo, el Presidente citó ayer en su despacho al equipo de gestión económica, integrado por los ministros de Hacienda, Alfonso Prat Gay; de Producción, Francisco Cabrera, y de Energía, Juan José Aranguren; y los secretarios de Coordinación Interministerial, Mario Quintana, y de Coordinación de Políticas Públicas, Gustavo Lopetegui. Además participaron el titular provisional del Senado, Federico Pinedo; y presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó. La agenda se centró en la discusión que hoy desarrollarán en la mesa tripartita. Luego del encuentro, el Gobierno informará los avances en una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

Comentá la nota