El Gobierno prometió más fondos para las obras sociales sindicales

El Gobierno prometió más fondos para las obras sociales sindicales
La medida constituye un guiño a los gremios de la CGT de Caló, que habían amenazado con suspender la cobertura médica de los monotributistas si no ajustaban los aportes

El Gobierno anunció ayer que prepara un incremento en el monto del componente del monotributo que se destina a las obras sociales sindicales por la prestación de servicios médicos. Se trata de una medida que apunta a tranquilizar los ánimos de los gremios aliados que semanas atrás amenazaron con dejar de brindar atención a los monotributistas si no se actualizaban las cápitas. La decisión del Ejecutivo, que constituye un gesto a la CGT que conduce Antonio Caló que venía reclamando desde hace meses la medida, fue oficializada por el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, quien indicó que también se elevará el componente previsional del monotributo.

El funcionario explicó que la medida se enmarca en “una cuestión de mantenimiento (financiero) de las obras sociales”, pero no ofreció detalles sobre la magnitud del aumento de la cápita, que actualmente asciende a $ 93. Al respecto, admitió que ese monto es “bajo” en función de las prestaciones médicas que brindan las obras sociales a los monotributistas.

En cambio, Echegaray rechazó que el incremento de la cápita no contemplará una actualización de las escalas del impuesto, que están congeladas desde 2010 y van de un piso que contempla una facturación mínima de $ 24.000 anuales hasta un nivel máximo de $ 300.000. “Nosotros consideramos que el régimen de monotributo no es de carácter general, sino que es para una porción minoritaria de contribuyentes”, justificó.

El anuncio de Echegaray fue bien recibido entre los gremios que integran la central obrera más afín al Gobierno, aunque algunos dirigentes pidieron esperar a que se oficialice el alcance del aumento. El reclamo original de la CGT contemplaba elevar la cápita a $ 180, una suba cercana al 100%.

Además, un gremialista planteó dudas respecto a las explicaciones del titular de la AFIP respecto de que la suba del componente para la obra social no estará atada a una actualización de las escalas. “Si no modifican las escalas no sabemos cuál será la fórmula para aumentar las cápitas. Habrá que ver qué nos dicen”, indicó el dirigente, quien adelantó a este diario que la entidad pedirá una audiencia con el funcionario para conocer los detalles de la medida.

También el titular del gremio de Empleados de Comercio, Armando Cavalieri, destacó que la suba del componente del monotributo destinado a las obras sociales era un viejo reclamo de la CGT y admitió que en el caso de su sindicato hasta analizaron suspender la atención médica de los monotributistas.

En ese sentido, Cavalieri explicó a El Cronista que la obra social de su gremio brinda actualmente cobertura médica a unos 450 mil monotribustas por los que recibe un aporte mensual de $ 93, cuando la contribución mínima de un trabajador en relación de dependencia alcanza los $ 450.

Además de dar cobertura a 11 millones de empleados, las prestadoras médicas sindicales brindan servicios a otros 5 millones de personas entre monotributistas, personal del servicio doméstico, jubilados y sus familiares.

Por la cobertura de los jubilados las obras sociales cobran una cápita a través del PAMI, cuyo monto fue elevado en noviembre pasado de $ 148 a $ 192.

En cambio, los aportes del personal del servicio doméstico y de los monotributistas (comunes como beneficiarios de planes sociales) siguen sin actualizarse desde hace tiempo y se ubican en $ 60 y $ 93 mensuales respectivamente.

Comentá la nota