El Gobierno le quitará subsidios a la electricidad a Buenos Aires

Por Antonio Rossi.

Es por el aumento de tarifas que anunció Daniel Scioli. Ya se aplicaron sanciones similares a otros distritos.

La tregua política que se había planteado entre la Casa Rosada y la administración de Daniel Scioli tras el giro de los fondos para el pago de los aguinaldos duró menos de una semana. Ahora el detonante de la nueva embestida del gobierno nacional es el ajuste de tarifas para el servicio eléctrico que aprobaron las autoridades provinciales.

Cuando aún no se habían cumplido 24 horas del anuncio oficial de la suba tarifaria de hasta el 28% en las tarifas de la luz, el ministro de Planificación, Julio De Vido salió ayer con los tapones de punta contra el gobierno bonaerense y anticipó que será penalizado con una quita de subsidios que encarecerá el precio de la energía mayorista que reciben las operadoras eléctricas de la provincia.

La ofensiva lanzada por De Vido fue acompañada de inmediato por varios intendentes oficialistas del Gran Buenos Aires con declaraciones que cuestionaron la medida de Scioli y defendieron la postura de la Nación.

“Las provincias que aumenten las tarifas su frirán un descuento, de la misma proporción que el incremento que apliquen, en los subsidios a la generación eléctrica que les otorga la Nación”, advirtió ayer De Vido, por medio de un comunicado del ministerio que reprodujo declaraciones efectuadas en Caracas.

En una directa alusión a Scioli, el titular de Planificación destacó que “aquellas provincias que, en total autonomía, decidan redefinir las políticas tarifarias de sus distribuidoras eléctricas estarán sujetas a que el Estado Nacional asuma su potestad de fijar los niveles de subsidios a la generación, que aplica a cada una de ellas”.

Según señaló De Vido “si no les descontáramos los subsidios a la generación eléctrica en la misma proporción de los aumentos a la distribución a las provincias que suben sus tarifas, estaríamos discriminando a aquellas administraciones que comprometidamente apoyan las políticas de inclusión y competitividad que en materia energética lleva adelante el Gobierno Nacional”.

El “castigo” económico que recibirá tanto Buenos Aires, como la provincia de Salta que también concedió un ajuste tarifario del 14,5%, se enmarca en el nuevo criterio de manejo de los subsidios eléctricos que viene instrumentando la administración kirchnerista desde fines del año pasado.

En ese momento, junto con las primeras quitas de subsidios a determinadas industrias y usuarios residenciales, el ministerio de Planificación había establecido que aquellas provincias que procedieran a aumentar sus tarifas finales iban a sufrir un recargo equivalente en el precio mayorista de la energía que le compran a la CAMMESA, la administradora del mercado eléctrico que depende del gobierno nacional.

Dicha “penalización” ya fue aplicada a veinte distribuidoras y cooperativas eléctricas del interior que aplicaron incrementos de hasta el 28% en las tarifas eléctricas.

En esa lista sobresalen las empresas provinciales de Córdoba, Santa Fe y San Luis. En total, la CAMMESA les facturó recargos por $ 225 millones que aún no ha logrado cobrar por los amparos judiciales favorables que obtuvieron las tres distribuidoras. En el caso de las 17 operadoras restantes que fueron castigadas, la mayoría desconoció las multas y de algo más de $ 11 millones facturados, la CAMMESA sólo pudo cobrar $ 1,7 millón a cuatro cooperativas bonaerenses.

Comentá la nota