Graves incidentes en la protesta de taxistas: dos heridos y sigue el paro

Se enfrentaron dos grupos y Plaza Moreno fue un campo de batalla
Una movilización de taxistas que reclamaban controles más eficaces contra el transporte ilegal y menor presión impositiva sobre el sector terminó ayer en una gresca caótica en pleno centro platense. Desde poco antes del mediodía y durante casi tres cuartos de hora, facciones antagónicas convirtieron la plaza Moreno y sus alrededores en un campo de batalla en el que las diferencias se dirimieron con golpes de puño, pedradas, palazos, exhibición de armas blancas y disparos.

Según los trabajadores del volante, que anunciaron nuevas manifestaciones y la continuidad “por tiempo indeterminado” del paro que iniciaron ayer, los incidentes dejaron como saldo dos personas con heridas de bala en sus piernas y fueron consecuencia de una “emboscada” de allegados al municipio; desde la Comuna, en cambio, se los atribuyó a una “pelea interna gremial” cuyos instigadores fueron filmados y serán denunciados ante la Justicia -ver aparte-.

Los choferes y propietarios, nucleados en las entidades ATACA (Asociación de Taxistas, Actividades Complementarias y Afines), Agrupación San Martín, Asociación Taxistas Calle 43, ATTI (Asociación de Titulares de Taxis Independientes) y Asociación de Taxistas, Peones y Choferes, entre otras, llegaron a las inmediaciones de plaza Moreno tras encontrarse en la Estación de Trenes -donde desplegaron pancartas y quemaron cubiertas-, interrumpir la entrada y salida de ómnibus de la Terminal y marchar en caravana por buena parte del centro, lo que provocó serios trastornos.

ESTALLIDO DE VIOLENCIA

El corolario de la movida era apostarse masivamente ante el palacio municipal, para reclamar una reunión con el intendente Pablo Bruera; pero apenas llegaron al espacio verde, se toparon con la resistencia de un grupo violento sin identificaciones visibles que salió de debajo de los árboles para impedir su avance a toda costa; esto provocó el primer desbande, y un reagrupamiento de los taxistas en la zona de 14 y 54.

Allí hubo un segundo enfrentamiento, y se escucharon varios estampidos, mientras peatones asustados intentaban ponerse a resguardo de la violencia desatada y conductores desprevenidos quedaban atrapados en una lluvia de proyectiles. Minutos después, mientras un grupo de cartoneros que había elegido el lugar para hacer escuchar sus reclamos salía de escena para ponerse a salvo, la acción se trasladó a la Torre II.

Bajo el edificio administrativo de 12 entre 53 y 54, la pedrea alcanzó una intensidad infernal. Parabrisas astillados, combates cuerpo a cuerpo, chapas abolladas y tapizados atacados con navajas formaron parte de la escena hasta que la intervención de las fuerzas de seguridad consiguió enfriar los ánimos.

Según informaron fuentes policiales, “hubo que efectuar algunos escopetazos al aire con balas de goma para calmar a la gente”. De acuerdo con los voceros, no se registraron detenciones, y la Policía Científica -que trabajó en la recolección de pruebas- no constató indicios del uso de armas de fuego: “hubo sólo una persona que fue trasladada al hospital con una herida cortante en una de sus piernas”, se precisó.

OPINIONES ENCONTRADAS

Marcelo Arévalo, secretario de la Federación de Taxistas de La Plata y la Asociación de Taxistas, Peones y Choferes, afirmó que “hubo una emboscada de doscientas personas vinculadas con el municipio, entre las que incluso reconocimos varios empleados, que quisieron romper una protesta masiva que puso cuatrocientos autos en la calle”. El dirigente precisó que “nos atacaron a piedrazos y tiros, y mandaron al hospital a dos personas: un propietario de taxi y un vecino que esperaba el colectivo. El paro sigue, y mañana” -por hoy- vamos a concentrarnos al mediodía frente al Senado”.

Otro de los referentes del sector, Juan Carlos Berón -secretario general del Sindicato de Choferes y Peones de Taxis-, repudió enérgicamente los desmanes y consideró que fueron provocados por “desconocidos que nada tienen que ver con los reclamos justos del sector”. Berón, que tomó distancia de la protesta de sus pares, subrayó su posición favorable “al diálogo para el entendimiento de los diferentes actores” y apoyó la gestión del intendente Bruera al respecto.

Los taxis que prestan servicio en la Ciudad son alrededor de 2000, de los que el veinte por ciento se habría plegado al paro, de acuerdo con sus impulsores. Entre otros puntos, se piden “multas ejemplares para el transporte ilegal”, que “no se persiga a los titulares de taxis, remises y combis habilitadas y que en caso de sufrir multas no se los obligue a pagar sin sentencia firme”, que “se elimine el reempadronamiento anual”, y que “se dejen sin efecto las subas de más del mil por ciento en las tasas de desinfección y técnica”.

En este contexto, la Unión de Propietarios de Autos Taxis (UPAT) emitió ayer un comunicado que expresa “descontento” ante “los aumentos desmedidos” impuestos por la Comuna al sector.

Comentá la nota