El gremialismo también eligió y espera que gane su candidato

El gremialismo también eligió y espera que gane su candidato

Los líderes sindicales se pronunciaron en favor de uno y otro contendiente y estarán pendientes de lo que suceda esta tarde. Entre las paritarias "sin techo" que promete Scioli y el "pacto social" de Macri

Con el resultado del ballotage que se conocerá hacia la noche de este domingo, se reacomodarán algunas fichas del mundo sindical. Espacios opositores, oficialistas y sectores más combativos revisarán sus estrategias de acuerdo a quién se erija como nuevo presidente de los argentinos. Lo cierto es que, gane quien gane, habrá que barajar y dar de nuevo.

En sus discursos, tanto Daniel Scioli como Mauricio Macri intentaron seducir a los representantes gremiales con promesas que apuntaron a resolver las demandas más sensibles de los trabajadores. Posado en un discurso basado en la creación y el fortalecimiento del empleo, Daniel Scioli prometió llevar el piso de Ganancias a 30 mil pesos netos, dijo que impulsará el 82 por ciento móvil para los jubilados, y que habrá paritarias "sin techo".

Del otro lado, su rival de Cambiemos aseguró que llamará a un "pacto social" que incluirá a sindicatos, empresarios y gobernadores, entre otros sectores. También prometió el 82 por ciento móvil, dijo que eliminaría Ganancias, y en relación al sistema de negociaciones paritarias reinsertado por el kirchnerismo aseguró que lo mentendrá, aunque puso reparos en favor del empresariado al afirmar que "también tenemos que hablar de productividad".

La CGT, dividida también entre Scioli y Macri

Está claro que una victoria del macrismo implicaría un rotundo reposicionamiento de los distintos frentes sindicales, en especial de las facciones de la CGT otrora opositoras al Gobierno de Cristina Kirchner, que pasarían a estar mucho más cerca de la Casa Rosada. En tanto, los aliados de la mandataria saliente quedarían de la vereda de enfrente.

De resultar ganador Macri, el titular de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, podrá cosechar el fruto de lo que estuvo sembrando durante los días previos a la elección, cuando, en forma apenas solapada, dio sobradas muestras de su apoyo al candidato del Pro. "Es muy difícil que vote a Scioli", señaló el líder camionero.

En un acto que compartieron en septiembre último, cuando el gobierno de la Ciudad distiguió a los recolectores de basura, Moyano elogió a Macri al punto de decir que "este gobierno de derecha, supuestamente de derecha, fue el primero que reconoció los derechos de los trabajadores". Pero más allá de elogios y especulaciones políticas pre-electorales, Moyano y Macri tienen una relación previa, que incluye acuerdos por la recolección de basura en la Capital Federal, o los millonarios plazos fijos que Camioneros mudó del Banco Provincia al Banco Ciudad, actual sponsor del club Independiente que Moyano preside.

NA

Distinta sería la situación para Antonio Caló, lider de la CGT que acompañará a Cristina Kirchner hasta sus últimos días en el poder. El metalúrgico, al igual que muchos otros referentes gremiales afines al gobierno que se termina, se pronunció y apoyó la campaña a favor de Daniel Scioli, a la vez que dirigió duras críticas al candidato de Cambiemos y también a Moyano, por haberse aliado a él. En el acto por el Día del militante peronista celebrado esta semana, Caló aseguró que "si Macri es presidente seguro volvemos a los 90" y "a la desocupación".

La preocupación que esgrimió el titular de la CGT oficialista pensando en un triunfo de Macri la comparten líderes de otros gremios que también dijeron presente en el acto "naranja", como el de taxistas, Omar Viviani, el de los telefónicos, Osvaldo Iadarola; el secretario general de Suetra (tabacaleros), Roberto Digón; el jefe de la Asociación del Personal Legislativo, Norberto Di Próspero; el secretario general de Luz y Fuerza, Guillermo Moser; el líder del sindicato de trabajadores mecánicos (SMATA), Ricardo Pignanelli; el de Obras Sanitarias, José Luis Lingeri, el de la administración pública (UPCN), Andrés Rodríguez, entre otros.

Los gremios del Transporte también eligieron. Los Metrodelegados, dirigidos por el oficialistaRoberto Pianelli, quedaron a un paso de lograr la personería gremial y desplazar a la Unión Tranviarios Automotor (UTA) de los subtes, lo que los transformará en una piedra en el zapato para el Gobierno de la Ciudad, y, en consecuencia, también lo serían para un eventual gobierno nacional macrista. 

Ante este escenario, Roberto Fernández, titular de la UTA, que quedará como gremio simplemente inscripto en el ámbito del subte y sólo mantendrá su influencia de gremio mayoritario en el sector de colectivos y micros de larga distancia, dejó entrever que su voto no irá al candidato del Frente para la Victoria: "Yo no tengo ningún compromiso con Scioli. Cuando fui a sus actos lo hice como un simple dirigente gremial. Pero no podemos estar del lado de un gobierno que en todos estos años nos ha tratado muy mal", dijo el dirigente a este medio. 

Durante la campaña, el candidato a presidente por el Frente para la Victoria, Daniel Scioli, se presentó en el auditorio de la Unión Ferroviaria en un acto donde más de 127 gremios apoyaron su candidatura y firmaron el documento de la mesa sindical "Scioli Presidente". Más combativo, el delegado gremial de la ex línea del ferrocarril Sarmiento y dirigente del Frente de Izquierda,Rubén "Pollo" Sobrero, aseguró que no votará al candidato del oficialismo en el ballotage, aunque advirtió que si gana Mauricio Macri la situación "va a ser igual o peor" que en la década del '90.

El titular del sindicato de peones rurales (Uatre), Gerónimo "Momo" Venegas, fue uno de los pocos dirigentes que expresó abiertamente su apoyo a Mauricio Macri, a quien viene acompañando desde hace tiempo. Si se dan los resultados que espera, Venegas volverá a tomar el control de la fiscalización laboral en el sector agropecuario, ya que la intención del Pro es desguazar el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) creado por el kirchnerismo en 2011, y reintegrarsela a Uatre. "El verdadero peronismo debe votar a Macri", dijo Venegas esta semana. 

Acaso la sorpresa máxima la dio el gastronómico Luis Barrionuevo, uno de los dirigentes sindicales más críticos con el kirchnerismo, quien afirmó que "entre Scioli y Macri, yo me quedo con Scioli". Otro gremio que rompió el molde fue el de los aceiteros, que este año lograron romper el techo paritario impuesto por el gobierno en una de las negociaciones salariales más durasA días del ballotage, la Federación de Trabajadores del Complejo Industrial Oleaginoso emitió un extenso comunicado en el que llamó "al pueblo argentino a "no votar a Macri".

Coment� la nota