Un gremialista histórico se resiste a dejar su cargo y va por otra reelección

Un gremialista histórico se resiste a dejar su cargo y va por otra reelección

Es el neuquino Guillermo Pereyra. Tiene 73 años y ahora también es senador nacional. Había anunciado su retiro pero se arrepintió. Cuándo asumió.

A último momento, el histórico referente de los trabajadores petroleros, el senador Guillermo Pereyra, decidió posponer su muy anunciado retiro de la actividad gremial y presentarse en las próximas elecciones del sindicato. Pereyra -de 73 años y quien se puso al frente de la organización en 1984, pero milita en su seno desde hace 40 años- había advertido a su gente que se iba a retirar del cargo, como secretario general de los trabajadores petroleros de Neuquén, Río Negro y La Pampa, para dejarles espacio a las nuevas generaciones y dedicarle más tiempo a su familia. Aunque todo indica que la crítica situación que atraviesa la industria, sumado a los choques entre los máximos referentes al interior del gremio, lo "obligaron" a continuar a la cabeza del poderoso gremio que tiene cerca de 28 mil afiliados.

El fin de semana, en el polideportivo de Rincón de los Sauces, Pereyra anunció ante unos 5.000 operarios que se presentará como única y principal alternativa en las próximas elecciones del sindicato que se realizarán el próximo 6 de octubre. “Tenemos que estar todos más unidos que nunca y pedimos que el próximo 6 de octubre voten a conciencia, cuidando las fuentes laborales y acompañando esta unidad que venimos transitando”, expresó “El Caballo”.

Sus laderos, el secretario adjunto Ricardo Astrada (quien se suponía iba a reemplazarlo) y Marcelo Rucci (intendente de Rincón de los Sauces) también se expresaron durante la jornada manifestando su apoyo a Pereyra. Los gremialistas advirtieron también que la situación del sector no es buena. “Se vienen tiempos difíciles, de atropellos”, indicó Rucci. “Hay unidad en el gremio, Rucci y Astrada se sacaron la mierda antes de subir a éste escenario para poder llegar a ustedes con un solo discurso, estamos todos unidos”, se sinceró Pereyra quien necesita asegurar la “gobernabilidad” de su sindicato.

La Cuenca Neuquina sufre la crisis por la baja del precio internacional del petróleo. Hay unos 1500 suspendidos y la actividad en la región cayó hasta un 50%.

Comentá la nota