El gremio de Echegaray busca quedarse con una reserva natural

El gremio de Echegaray busca quedarse con una reserva natural

Está ubicada en San Pedro. Planea invertir la friolera suma de $400 millones. El emprendimiento violaría normativas ambientales de todo tipo

El colmo de los colmos. El gremio de recaudadores que responde a las órdenes del polémico titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray, quienes tienen poder de policía para controlar la hacienda de todos los ciudadanos, ahora está en la mira por el manejo de fondos –de sospechoso origen- para hacer inversiones que violarían la legislación ambiental vigente a nivel nacional y provincial.

Concretamente, en diciembre del año pasado, la Asociación de Empleados Fiscales y de Ingresos Públicos de la República Argentina (AEFIP) presentó un proyecto para invertir la friolera suma de  400 millones de pesos, equivalente a más de 48 millones de dólares, en la localidad bonaerense de San Pedro. La intención es instalar en esa zona un complejo de cabañas, un puerto náutico, piletas, restaurante y salones para actividades múltiples.

La erogación implica que la entidad gremial, estrechamente vinculada con Echegaray, pase a controlar 80 hectáreas y tres kilómetros de la costa ribereña, frente al riacho San Pedro, una zona que es una reserva natural protegida. Así lo establecen las ordenanzas 5.181/00 y 5.444/04. También es Área Importante para la Conservación de las Aves de Argentina (AICA). 

¿De dónde sacó un gremio, con escasos afiliados, semejante caudal de dinero para realizar una inversión de semejante envergadura? Las sospechas son varias. Por un lado, existirían indicios de un flujo de fondos oscuros y, por otro lado, algunas fuentes consultadas por Hoy aseguran que el gremio también estaría actuando como pantalla de sectores que buscan privatizar el paisaje ribereño. Es decir, existirían indicios de que la AEFIP se quedaría con el lugar, sin pagar canon alguno, y después lo podría vender o subconcesionar por 30 años. Es, lo que se dice, un negocio redondo.

El diario Hoy recorrió la zona y pudo constatar que es de una riqueza natural invaluable. Según informó a nuestro diario el naturalista Enrique Sierra, quien forma parte de la Asociación Ornitológica del Plata e integra la Fundación OGA, en la zona existen manantiales y seis especies de aves que se encuentran amenazadas a nivel mundial.  “También es el hábitat del 27% de las especies de reptiles de la Provincia y de 292 de las 405 especies de pájaros actualmente registradas en la Provincia. Hasta donde sabemos aún no se ha presentado ningún estudio de impacto ambiental del emprendimiento que quiere realizar el gremio de la AFIP”, dijo Sierra. 

En esa zona, también se iba a instalar la cooperativa apícola de San Pedro, pero sólo se montó una estructura de cemento que quedó a medio hacer. La crisis de las economías regionales tiró abajo el emprendimiento. Según estadísticas del gremio UATRE, entre 1990 y 1995, había en San Pedro 19.099 hectáreas con plantaciones de duraznos y cítricos. Se pagaban al año 1.355.940 jornales a los trabajadores rurales. En la actualidad, se mantienen sólo 3.500 hectáreas plantadas y  los jornales pagados apenas llegan a los 248 mil. Gran parte de este territorio se destinó al monocultivo de la soja y a la construcción de barrios privados.

 “San Pedro se caracteriza por carecer de espacios públicos en la costa. Solo existen dos paseos públicos, otros tres han sido concesionados por 30 años sin pago de ningún canon. Son Mansa Lyfe (año 1993), el hotel Howard Jhonson (año 2006) y el Club América (año 2006). El descontrol es tal que varios de los concesionarios, que no pagan un peso del canon, terminan subconcesionando”, le dijo a Hoy el naturalista Sierra.

El proyecto de la AEFIP contaría con el aval del intendente kirchnerista Pablo Guacone, un jefe comunal muy cuestionado por presuntos actos de corrupción, como el aparente desvío de fondos públicos para financiar la campaña electoral de 2011, lo que llevó a que se conformara una comisión investigadora en el Concejo Deliberante local.

Durante el acto realizado en diciembre del año pasado, se anunció que la iniciativa de la AEFIP iba a ser enviada al Concejo Deliberante para su estudio. Pasaron casi 8 meses y, según pudo saber Hoy, hasta el momento no ha ingresado ningún expediente.

El silencio de la AFIP y de algunos de sus recaudadores, llamativamente, está generando mucho ruido en San Pedro. Todo indica que, más temprano que tarde, una de las reserva naturales más importantes de la Provincia podría terminar en manos privadas.

Carne y uña

Es tal la cercanía y la complicidad que tiene el gremio AEFIP con Echegaray que, cuando asumió como titular de la AFIP, pese a las denuncias de corrupción que arrastraba por su paso por la Aduana y por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA), emitió un comunicado para celebrar la designación. 

En el comunicado, la AEFIP destacó el "compromiso (de Echegaray) con el proyecto de redistribución de la riqueza y de justicia social de Néstor y Cristina Kirchner". La entidad agregó que se “complace de la llegada al máximo cargo de la AFIP de un cuadro técnico-político con experiencia de gestión y comprometido -como nosotros- con el proyecto nacional de la presidenta”. La palabras escritas hablan por sí solas. Echegaray y la AEFIP son carne y uña.

Comentá la nota