El gremio del jefe de la CGT oficial ya negocia un plus salarial para fin de año

Piden un adicional que compense la suba de precios. Metalúrgicas de Córdoba aceptaron pagar un plus de entre $ 1.000 y $ 2.500. Moyano reclama bono especial de $ 5.000
A pesar de la ausencia de un pronunciamiento de la conducción nacional del gremio, diversas delegaciones provinciales de la UOM, el sindicato que lidera el jefe de la CGT oficial, Antonio Caló, ya comenzaron a negociar y en algunos casos acordaron a nivel de empresas el pago de un suplemento salarial de fin de año para compensar el deterioro de ingresos producto de la inflación.

El tema será uno de los ejes de la reunión que la cúpula del gremio metalúrgico, con Caló al frente, mantendrá esta mañana para analizar la realidad del sector y la marcha de la economía. Dos dirigentes que integran el secretariado nacional de la UOM anticiparon a este diario que durante el encuentro pedirán que se defina un planteo institucional del gremio para negociar el pago del plus salarial con la totalidad de las cámaras de la industria metalúrgica.

Rubén Urbano, titular de la UOM Córdoba, es uno de los principales promotores de ese reclamo. El dirigente explicó ayer que la representación provincial del gremio elevó semanas atrás a las empresas metalúrgicas cordobesas un pedido formal de un suplemento salarial de fin de año para compensar la suba de precios y afirmó que el pago de ese beneficio ya fue acordado con más de una veintena de compañías.

Según indicó, el monto de ese adicional especial de fin de año rondará entre los $ 1.000 y $ 2.500 (equivalente a entre 30 y 170 horas) y se abonará entre diciembre y enero bajo el concepto de horas vacacionales. “Esperamos que haya una decisión de Caló y el secretariado nacional para fortalecer el reclamo”, indicó Urbano.

Un importante referente cercano a Caló respaldó en reserva el planteo. “Hay que hacer algo cuanto antes porque el deterioro salarial es muy importante, últimamente el aumento de precios no tiene freno”, sostuvo. Incluso, propuso la alternativa de avanzar en un pronunciamiento de la propia CGT oficial en reclamo de un pago especial de fin de año.

La creciente presión dentro de la UOM por un suplemento que compense el impacto inflacionario no constituye un planteo aislado. Pablo Moyano, número dos del sindicato de Camioneros, que encabeza el jefe de la CGT opositora, Hugo Moyano, anunció la semana pasada que el gremio solicitó a las empresas del transporte de cargas el pago de un plus salarial de $ 5.000.

Si bien desde la Fadeeac, la entidad que agrupa a las firmas del sector, aseguraron ayer que aún no recibieron ningún pedido formal del gremio, descontaron que seguramente se concretará en los próximos días.

También los municipales porteños solicitaron al gobierno de Mauricio Macri un suplemento de fin de año, esquema que evalúan además varios gremios de actividades de servicios.

En tanto, la CTA disidente que lidera el estatal Pablo Micheli convocó para el martes 20 a una protesta nacional para exigir el pago de un bono de $ 2.000 destinado a compensar el efecto de la suba de precios sobre los sueldos. La medida sumará el respaldo de diversas organizaciones sociales, pero esta vez no contará con la adhesión de Moyano, que tras su acercamiento político al Frente Renovador de Sergio Massa evitó profundizar su estrategia de confrontación con el Gobierno.

Comentá la nota