El gremio más kirchnerista de Mendoza le arruinó el inicio de clases a Paco Pérez

El gremio más kirchnerista de Mendoza le arruinó el inicio de clases a Paco Pérez
Se trata del SUTE, de los docentes públicos. Su cúpula siempre se ha diferenciado de los más combativos sindicatos como ATE Salud, Ampros y Judiciales. La presión de los maestros y una mala experiencia el año pasado, determinaron el llamado a un paro de 48 horas.
Javier Guevara se llama el titular del Sindicato Unidos de Trabajadores de la Educación, SUTE. Responde a la CTA oficialista, y cuando fue electo secretario general del gremio de los docentes públicos, el oficialismo mendocino sonrió.

La excelente relación se extendió dos años, y el ciclo lectivo 2011, comenzó sin problemas. En el 2012, la cosa se complicó apenas, y el gremio cerró una paritaria que dejó a muchos maestros descontentos, pero apenas un día se registró de retraso. Ese año, se acordó una suba del sueldo básico apenas por sobre el 20%. Esta oferta la aceptaron 16 de las 18 asambleas departamentales, y el conflicto se destrabó.

Ese gesto, que marcó luego las negociaciones con el sector salud, Administración Central, Judiciales y otros, que fueron mucho más conflictivas, con paros hasta mitad de año.

A su vez, el atraso en las negociaciones con los gremios duros, hizo que las bases del SUTE le reclamaran a Guevara que reabriera las paritarias para negocias otra mejora salarial. Esta situación fue rechazada por el gobierno de Paco Pérez, pero marcó un antecedentes que hoy los docentes le han hecho notar al sindicato. Cuando luego cerraron los demás gremios, el acuerdo de los docentes quedó desactualizado, generando la ira de muchos maestros en contra de la cúpula, a la que veían demasiado dialoguista con las autoridades escolares y la gestión Pérez en general.

Hoy la situación es otra. La cúpula gremial tomó nota de lo acontecido el año pasado y se ha puesto más duro en la negociación. Rechazó la semana pasada una propuesta de casi 22% por parte de los paritarios estatales, y van por el 25% o más. Para lograr esto, este lunes comenzaron un paro que se extenderá hasta mañana martes, con un altísimo acatamiento superior al 95%, cifras que la titular de la Dirección General de Escuelas de Mendoza, María Inés Abrile de Vollmer ratificó.

La postura de un gremio filo K, de diálogo permanente primero con la gestión de Celso Jaque y luego con la de Paco Pérez, ha envalentonado a los demás sindicatos, sin sintonía política con la oposición, pero combativos al máximo. Así, el paro a Paco por parte de un gremio cercano, pronostica duras negociaciones y un plan de lucha radicalizado por parte de los sindicatos como ATE Salud y Ampros, en las próximas semanas.

Apoyo simbólico

Lo que desde los gremios de la educación se quiso publicitar como un día de protesta conjunto, quedó en una mera intención. El sector de la educación privada mendocino, recibió al menos el 60% de los alumnos, y los docentes estuvieron en su gran mayoría en los establecimientos.

Así sucedió en los colegios privados del Gran Mendoza, donde la actividad fue prácticamente normal, sólo afectada por la ausencia de parte de la matrícula. Esta situación fue el pelo en la leche de la movida sindical, que, sin embargo, sirvió para que el Gobierno anunciara, previendo el alto acatamiento, una nuevo oferta que se conocerá este miércoles.

A su vez, la orden de Paco Pérez, es que la paritaria se cierre sin posibilidad de planteos en el futuro, y que no quepa la posibilidad de que el SUTE pida, como el año pasado, una reapertura de la negociación.

El mensaje en el que se convertirá el acuerdo con los docentes será principalmente para los demás gremios, a los que se les planteará que utilicen de vara el aumento a los maestros.

Comentá la nota