Un gremio mete presión para desalojar el predio ocupado en la zona sudoeste

El delegado local de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Néstor Audero, salió ayer a exigir que "la Justicia, la provincia o el municipio" liberen los terrenos de Avellaneda al 4200 que fueron ocupados hace ya 16 días.
El delegado local de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Néstor Audero, salió ayer a exigir que "la Justicia, la provincia o el municipio" liberen los terrenos de Avellaneda al 4200 que fueron ocupados hace ya 16 días. El gremialista advirtió que dos de las cinco hectáreas del predio fueron adquiridas por el sindicato para la realización de un plan de viviendas y adelantó que mañana habrá una reunión de delegados de todas las reparticiones para establecer "algún mecanismo de protesta", que podría incluir "una movilización o una jornada de paro".

El enojo del delegado por el departamento Rosario de UPCN se hizo público después de que el juez Correccional Carlos Leiva notificara a los abogados del gremio la resolución por la cual desestimó la denuncia presentada por el sector para pedir el desalojo del lugar.

Si bien no trascendió el texto del escrito, fuentes tribunalicias confirmaron que el magistrado entendió que la toma del terreno no constituye un delito de índole penal sino una ocupación ilegítima frente a la cual tendrá que actuar el fuero civil.

El juez recorrió el predio de la zona sudoeste hace once días, cuando gran parte de las 500 familias que se habían asentado a mediados de mes acordaron con el municipio la realización de un censo y la búsqueda de soluciones al reclamo de falta de vivienda o de servicios en los barrios que habitan.

El relevamiento se completó el viernes pasado. No obstante, unos 50 grupos familiares "fueron reticentes a cualquier tipo de negociación y manifestaron que dejarían el lugar sólo cuando tengan una alternativa habitacional, situación a la que el Ejecutivo no se pudo comprometer porque no se corresponde con sus posibilidades", señaló la subsecretaria General de la Intendencia, Lorena Carbajal.

"Más chapas". Según advirtió Audero, en las manzanas comprendidas entre Garibaldi, Castellanos, Alsina y Ameghino todavía permanecen unas 52 familias y en un predio lindero propiedad de un privado hay otras 50.

"Siguen entrando chapas y nadie controla. Está la policía, pero la gente ingresa igual", se quejó el gremialista. Y recordó que las tierras fueron adquiridas para la construcción de 135 viviendas, de las cuales las primeras 25 se entregarán en abril próximo.

"Son casas para los afiliados sin vivienda. El problema de otras familias sin hogar lo tendrán que resolver la Municipalidad o la provincia. Debemos ocuparnos de las familias de nuestros agremiados", agregó el delegado, que reclamó el desalojo de los terrenos en forma urgente. Caso contrario, amenazó, el gremio podría apelar a medidas de fuerza.

"El miércoles (por mañana) habrá una reunión de delegados de todas las reparticiones y estableceremos algún mecanismo para protestar", indicó Audero. Entre otras estrategias, UPCN podría apelar a un paro que afectaría la atención de las dependencias provinciales en la ciudad.

Comentá la nota