El gremio reclamó ayer la reincorporación de ocho empleados

Frente a la sede comunal ayer se realizó una protesta. El municipio aseguró que el paro fue ilegal, además de político.
El intendente Daniel Moreno adelantó que las ocho personas despedidas pertenecían a planta política y que conocían la posibilidad de quedar afuera.

En Vaqueros preocupa a los empleados municipales que el intendente Daniel Moreno haya anticipado que no pagará el medio aguinaldo porque no tiene recursos, como anticipó Oscar Ibarra, secretario general de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN).

El gremialista planteó ayer la gravedad de la situación durante una protesta que encabezó para reclamar la reincorporación de ocho empleados a la planta municipal.

La manifestación se hizo frente a la sede del Ejecutivo y a pesar de la ruidosa protesta el municipio no interrumpió los servicios habituales de recolección de basura, obras públicas y administrativas.

Ibarra recordó a El Tribuno que Jorge González (ejerció la intendencia interina mientras Moreno estuvo en Israel) había comprometido la reincorporación de los ocho empleados. Pero cuando Moreno regresó no modificó la decisión y la gente sigue en la calle.

“El intendente no está pagando el salario por hijo y la ayuda escolar como marca la ley; el monto es de $230 pesos y sólo está depositando $210. Es más hoy (por ayer) salió a decir en los medios que no va a pagar el aguinaldo porque no hay plata”, indicó Ibarra.

Sobre los despidos agregó que Moreno luego contrató a otras 30 personas en planta política, “con sueldos que oscilan los $12.000”.

Medida política

Desde la Municipalidad de Vaqueros es indicó que el paro no es legal porque no fue oficializado por el Ministerio de Trabajo. “Nunca recibí una notificación”, aseguró el jefe comunal, quien indicó que “nunca estuve en contra del paro, pero lo hicieron estas ocho personas que sabían que el 10 de diciembre se tenían que ir. Saben que cuando hay cambio de gobierno municipal se tienen que ir, los que somos de planta política sabemos que cuando se termina el mandato todo el equipo de trabajo debe dejar el puesto”, sentenció.

“Esta medida es política, porque todos los que están afuera son políticos”, señaló y dijo que “siempre estamos abiertos al diálogo para resolver estos inconvenientes”

Comentá la nota