ATE, gremio que se recompone y crece.

ATE, gremio que se recompone y crece.
Horacio Hurtado, Paulo Lofreda, Osvaldo Farjat y Luis Lastre componen el cuerpo de la delegación que ha cuadruplicado su número de afiliados.
La Asociación de Trabajadores del Estado-ATE-, gremio poderoso, ha encarado un proceso de renovación en defensa de los empleados municipales anterior una más activa que la habitual en los temas que afectan a los agentes.

Osvaldo Farjat, Horacio Hurtado y Luis Lastre informaron sobre las actividades del gremio comenzando por las elecciones convocadas hace unos días y que arrojó como resultado que, por el momento en carácter delegación ya que solamente adhieren 40 afiliados aunque en permanente crecimiento-; sus titulares son los tres mencionados y Pauo Lofreda por el término de dos años en un acto eleccionario del que participaron 35 afiliados de los 33 lo hicieron votos a favor y dos en blanco.

Los reclamos giran alrededor de que, logrado un aumento del 20%- 5 más 15 posterior-, ahora van por otros de 3,5% para octubre y otro similar para diciembre para culminar el año con un incremento global del 27%; también estudian las antigüedades que deben ser liquidadas al 1.5, 2 o 3%- esto último lo perciben últimamente tratando de reivindicar ese derecho pues en gestiones anteriores se lo hizo con reducciones desde el 3% al 1,5% para luego estabilizarse en un 2% mientras la legislación vigente, entre 1,5 y 3 y no solamente el mínimo.

Respecto a derechos y obligaciones de los trabajadores y se tomó como ejemplo a quienes trabajan en recolección de residuos sin utilizar casco, guantes, botines especiales y lo hacen sin ninguna protección; los gremialistas concuerdan con esta observación pero aseveran que no es función sindical ese tipo de controles sino obligación del estado pues corren riesgo de que las ART no cubran en cas de accidente; en ese caso el sindicato hará los reclamos pertinentes para que el trabajador sea asistido; aseguraron que Municipio no provee en tiempo y forma la vestimenta adecuada.

Las bonificaciones también preocupan y el gremio trabaja en un nuevo escalafón mediante una comisión ya que – aseguran-, de la lectura de los libros de personal surgen verdaderas atrocidades; se liquidan por fuera del básico y perjudican a quienes están por jubilarse y a los mismos jubilados que terminan percibiendo jubilaciones vergonzosas.

En este aspecto la idea es recuperar lo perdido, conseguir un escalafón acorde a las tareas de cada agente y solicitar que incorporaciones y promociones se hagan por concurso para que todos tengan posibilidades de ascender y escalar sabiendo qué categoría tendrá en determinado tiempo, jubilándose con una remuneración digna.

Farjat, Hurtado y Lastre opinan que quienes están al frente del se sientan a negociar sobre la base de una presupuesto “a ojo”; antes se hacia un mejor seguimiento presupuestario pero ahora son muchos los empleados y el proceso es más complicado; no obstante entienden que no es función gremial estudiar el presupuesto municipal- como tampoco se hace en la esfera privada; la patronal sabrá cuales son sus números, el trabajador sabe que el costo de vida aumenta 25% anual, la canasta familiar ronda los 4.000 pesos y el sueldo común gana alrededor de 2.300 que no alcanza para lo elemental.

También aseguraron que ven son sorpresa la incorporación de nuevos agentes- algunos de altos sueldos -, cuando con l que había funcionaba; antes se debiera capacitar a los que estaban. Por otra parte cuestionan las famosas cooperativas a las que califican de “engaña pichanga” y que, creadas por el Municipio que las solventa con buenas remuneraciones ya que se ahorra aportes patronales, al traspasar a loa trabajadores a monotributistas.

Los nuevos socios de esas cooperativas perciben mas dinero que como agentes municipales en su trabajos en cordón cuneta, viviendas o limpieza; pero este método creado por Eduardo Duhalde fracasó y la pregunta es adonde irán a parar esos compañeros cuando se terminen esos trabajos y ya no estén en la órbita municipal; por conveniencia momentánea- cobran más que siendo empleados municipales-, y pese a que se les advirtió su destino es terminar como desocupados.

Otro de los asuntos a los que se oponen es a un nuevo aumento de tasas dado que – expresaron-, no se puede seguir apelando a los bolsillos de los contribuyentes cuando el Municipio debió ser eficiente y racionalizar, no tomar más empleados y adecuarse a su presupuesto.

Los entrevistados relataron que fueron citados a una reunión para tratar las inasistencias por enfermedades comunes proponiéndoseles un régimen de 30 días de enfermedad para luego establecer juntas médicas como si fueran graves; por otra parte si no se realizan exámenes psicofísicos al ingreso del agente ¿como se sabe si la enfermedad es adquirida o anterior agravada por las condiciones de trabajo; en esta discusión prefirieron no participar pero sí estar alertas de la puesta en práctica del proyecto que podría perjudicar notoriamente a los trabajadores municipales.

ATE se mueve y ha traído cierto escozor por su actividad; pero los trabajadores municipales merecen ser protegidos para una vida y salario dignos.

Comentá la nota