Los gremios advierten que la desocupación en el puerto subirá un 30% durante este año

Los gremios advierten que la desocupación en el puerto subirá un 30% durante este año

Los principales gremios portuarios alertan sobre la situación en el sector fresquero. Y coinciden que es urgente la intervención de las autoridades para evitar que la crisis se profundice. Si bien reclaman soluciones urgentes aseguran que por ahora no se analizan medidas de fuerza.

Los principales gremios que representan a los trabajadores del puerto de la ciudad estimaron que durante este año la desocupación crecerá un 30% en el sector.

Los sindicalistas consultados por LA CAPITAL aseguraron que la grave situación de desempleo se da en los barcos fresqueros y reclamaron que el Gobierno Nacional siente a todas las partes en una misma mesa para intentar encontrar una solución que permita recuperar las fuentes laborales.

Según los gremialistas, los empresarios no están interesado en reactivar la flota. Y lanzan una advertencia: coinciden en que si no aparecen rápidas respuestas, el sector fresquero puede desaparecer.

El Sindicato de Obreros de la Industria del Pescado (SOIP) es el que más fuerte siente la crisis de empleo que atraviesa el puerto. En el gremio estiman que la desocupación crecerá este año alrededor de un 40% en comparación con el 2013.

Despidos, jornadas de empleo mucho más cortas y semanas enteras sin trabajar son algunos de los problemas más frecuentes del sindicato que se ocupa de tratar el pescado cuando llega a tierra. "Vivimos una situación gravísima de desocupación. Nuestros porcentajes son muy altos. Y si nosotros tenemos problemas después esa situación se replica en el resto de los gremios fresqueros por decantación", cuenta Cristina Ledesma, secretaria general del SOIP.

La gremialista afirman que en las últimas dos semanas cerraron dos plantas de pescado: 100 trabajadores quedaron sin empleo. Pero no solo eso: hace 80 días que la empresa Ardapez está tomada por sus trabajadores. "El dueño es un chino que dice no tener plata y estar quebrado. Entonces desapareció y la gente no sabe qué va a pasar. Esta situación de empresas con problemas se da sucesivamente", repasa la gremialista.

Los despidos repercuten muy fuerte en el SOIP y encontrar trabajo para los desocupados es complejo. "Tratamos que la gente que se queda en la calle pueda entrar a alguna planta. Pero es muy difícil porque nadie quiere tomar empleados. No hay trabajo para los que tienen efectivos así que aún menos para los temporarios", explica Ledesma. Y, enseguida, agrega: "Como mucho se puede conseguir alguna changa en la zafra de la corvina por uno o dos menos. Pero es difícil".

Ledesma le explica a LA CAPITAL que el gremio reclama un subsidio para los trabajadores no registrados que quedan desocupados. Pero aún no lo pueden conseguir.

"Lo estamos gestionando desde el año pasado y todavía estamos a la espera. Los que no pueden esperar más son los compañeros que quedan desocupados".

Entre registrados y no registrados, el SOIP representa a más de 8500 trabajadores. "Tienen muy poco trabajo" reitera Ledesma y cuenta que el problema es "que baja menos pescado a tierra". "Tenemos que empezar a estudiar este tema. Cada vez baja menos pescado y vamos a tener que juntarnos todos los gremios para empezar a tomar medidas que puedan ayudar a revertir esta situación porque así el futuro va a ser muy complicado", sostiene la secretaria general del gremio. Y agrega: "El gobierno también tiene que empezar a tomar algún tipo de medidas porque la situación del empleo en tierra es cada vez peor. Sino se toman decisiones profundas nuestro futuro va a ser muy complicado".

Preocupación en Simape

En el Sindicato Marítimo de Pescadores (Simape) la desocupación aumentó este año un 30% en comparación con el 2013. "Hay fuentes de trabajo en riesgo. Eso es una realidad", dice el secretario general del gremio, Pablo Trueba. Y, enseguida, explica: "Un buque promedio anual antes hacía 25 viajes y hoy está haciendo 15. Entonces esa pérdida de viajes repercute directamente en el empleo".

En ese sentido, Trueba cuenta que hay "muchos barcos que en lugar de realizar dos mareas por mes están haciendo una de vez en cuando". "Esto se debe también, y lo vemos con mucha preocupación, a la deliberada manera de transferir cupos de los empresarios de un barco a otro", dice. Y .ejemplifica: "Esto quiere decir que una empresa tiene cinco barcos y va pasando el cupo a un barco solo; a los otros cuatro los deja parados. Entonces esto nos hace preocupar. Vemos que muchos empresarios no tienen interés en movilizar la flota".

El Simape fue protagonista hace dos años de una medida que paralizó al puerto. "Cuando se habla de un paro por una cuestión salarial tarde o temprano se llega a un acuerdo pero cuando la actividad está parada porque no hay incentivos del sector empresario para para reactivar la flota la situación preocupa más", explica Trueba al comparar es largo paro con la situación actual. "Vengo sosteniendo desde el año pasado que sino se toman medidas pronto el sector fresquero de Mar del Plata va a tender a desaparecer", dice. Y agrega: "Ya estamos en una situación de crisis y el futuro que veo yo es bastante complicado".

A pesar de los problemas de empleo, Trueba afirma que su gremio no "está pensando en ninguna medida de fuerza". "No estamos en situación de alerta ni de paro. Quiero aclararlo porque había como una sensación de que el puerto estaba a punto de parar", sostiene. Y, enseguida, explica: "Estamos preocupados por la reactivación. Queremos la reactivación porque no hay trabajo. Mas allá de pedir empleo también estamos preocupados por mantener el que tenemos. Hay que proteger muchísimo la mano de obra del fresco porque está muy vapuleada y no veo sinceramente incentivos del gobierno ni del sector empresarial para que esto cambie".

El secretario general del Simape pide "armar urgente una mesa netamente fresquera". "Nos preocupa de sobremanera lo que está pasando porque no vemos un futuro claro y que esto vaya a cambiar". "Si un trabajador de la pesca hoy vive con un subsidio hay algo que está mal", reflexiona.

Por otra parte, Trueba asegura que los subsidios del Estado pueden ayudar a paliar la crítica situación, pero lo que el gremio reclama es que el Gobierno "haga una política para reactivar el sector y que los barcos salgan a pescar como antes".

El SUPA, complicado

El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) es otro de los gremios que siente fuerte los problemas en la flota pesquera: estiman que en promedio a final del año habrán tenido un 30% más de desocupación que en el 2013.

"El puerto está pasando un momento complicado porque hay mucha desocupación en el sector de los barcos fresqueros. La pesca está cambiando y los empresarios se están volcando a los barcos congeladores por un cuestión de costos", explica Carlos Mesamico, secretario general de SUPA. Y, enseguida, agrega: "No sacan los barcos fresqueros a pescar porque no son rentables. Pero acá hay que decir las cosas como son: los barcos fresqueros son rentables pero la rentabilidad es mucho más chica que la de los congeladores. Entonces por eso ellos prefieren sacar los congeladores y postergan a los fresqueros. Eso está generando mucha desocupación".

Los problemas en el SUPA se sentirán con más fuerza a partir del mes que viene cuando termine la zafra del calamar. Estiman que de los 700 estibadores que representan, el 60% se quedará sin trabajo hasta febrero del año que viene. "Cada vez la pesca va aflojando más y eso crea desocupación. Este año es más malo que los anteriores ", explica Mesamico. Y cuenta: "El gran problema es que la flota fresquera pesca menos y eso genera menos mano de obra".

Mesamico pide que para llegar a una solución, el gobierno implemente una política pesquera que tenga en cuenta a todos los sectores. "Tiene que sentarnos a todas las partes, buscarle una vuelta y armar una política para que todos podamos disfrutar de los beneficios de la pesca", reclama.

Y agrega: "Los trabajadores decimos que el pescado y el mar es de todos, pero acá los únicos que se benefician son los empresarios".

Capitanes, en problemas

La Asociación Argentina de Capitanes Pilotos y Patrones de Pesca es otro de los gremio que va a sentir la desocupación este año. "Se le está provocando un daño económico importante a los compañeros dado que la ecuación económica se está viendo alterada por la forma de trabajar que decidieron poner en practica los empresarios", dice Jorge Frías, secretario general del gremio que tiene 1200 afiliados en la ciudad.

Frías coincide en que la crisis del puerto la sufren los buques fresqueros. Y se remonta a la sanción de la ley de pesca que permitió aplicar la cuotificación. "A contrario de lo que se buscaba, la cuota de captura quedó en un poder monopolizado que compone una pequeña parte de la industria pesquera. Entonces tres empresas deciden qué y cuándo capturar", explica el secretario general del gremio. Y agrega: "Entonces si hoy no es conveniente pescar merluza, con su mejor barco deciden capturar toda la merluza posible y paran los otros barcos. Hay empresas que si tienen 5 barcos paran 3 con cualquier motivo. Y como la cuota es de ellos la transfieren a los barcos que más le conviene".

Comentá la nota