Gremios aliados a Moyano comprarán una empresa naviera con ayuda estatal

Además, el Gobierno prepara dos medidas para ayudar a las compañías del sector.
Asiduos protagonistas de conflictos y protestas, los gremios marítimos, fluviales y portuarios están ahora a un paso de concretar una atípica jugada que los llevará a desempeñar el rol de empresarios.

Con ayuda económica estatal y dentro del plan que apunta a reactivar la marina mercante, los sindicatos se aprestan a desembarcar en el manejo de la naviera local Maruba, una de las principales empresas de cargas.

Los gremios marítimos y portuarios -que están alineados en la CGT de Hugo Moyano- acordaron comprar parte de las acciones de Maruba con un crédito que recibirán del Banco Nación (BNA).

La naviera local -cuyo paquete accionario está en manos de una familia llamada Rodríguez- usaría los recursos aportados por los gremios para capitalizarse y superar las dificultades económicas que le impiden ampliar su capacidad operativa de transporte.

El avance sindical iría acompañado con dos medidas clave que el Gobierno tiene en la gatera. Por un lado, la autorización para importar buques usados sin aranceles para favorecer una rápida recomposición de la flota de empresas locales. Y, por otro lado, el restablecimiento de una "reserva de carga" para asegurarle a las navieras domésticas parte de los fletes que hoy se llevan los barcos extranjeros.

Diseñado a fines de 2009, el plan que impulsan los sindicatos y el Ministerio de Planificación comenzó a tomar forma en las últimas semanas.

Por el lado gremial, los que pilotean la movida son Enrique Omar Suárez, titular del Sindicato Obreros Marítimos Unidos (SOMU); Cayo Ayala, de la Federación Marítima Portuaria; Marcos Castro, del Centro de Capitanes de Ultramar y Oficiales de la Marina Mercante; Horacio Domínguez, del Centro de Jefes y Oficiales Maquinistas Navales, y Juan Carlos Pucci, del Centro de Patrones Fluviales de Pesca y de Cabotaje Marítimo.

La incursión gremial se hará por medio de una sociedad anónima que se terminará de constituir en los próximos días. Esa sociedad es la que obtendrá el préstamo del Banco Nación para adquirir las acciones de Maruba.

El crédito en danza rondaría entre 200 y 240 millones de pesos y estaría garantizado con inmuebles de los gremios y las acciones de Maruba que forman parte de la operación.

Respecto del porcentaje accionario, desde la empresa indicaron que alcanza al 30%. Pero, del lado gremial, sostienen que el tema no está cerrado y que la participación podría ser mayor.

En cuanto a las dos medidas de "apoyo", que beneficiarán tanto a la "nueva Maruba", como al resto de las empresas locales, los funcionarios de Planificación ya dieron los primeros pasos para instrumentar los cambios.

En el caso del levantamiento de las restricciones para importar buques usados sin impuestos, la aplicación de la medida sólo demandará un acuerdo conjunto con el Ministerio de Economía. En cambio, para el restablecimiento de una "reserva de carga" para los barcos de bandera nacional se requiere la intervención del Congreso.

La idea que manejan en el Gobierno es fijar un cupo que rondaría entre el 10% y 15% del total de los fletes de exportación.

Por año se van unos US$ 5.000 millones en el pago de los fletes que realizan las navieras extranjeras. Lo que buscan ahora los funcionarios y los gremios es asegurar que entre US$ 500 y 750 millones de esos fletes queden para las buques locales.

Comentá la nota