Gremios apoyaron los reclamos pero no se movilizaron

A pesar de que había anunciado su presencia, Hugo Moyano no participó anoche de la masiva protesta contra el Gobierno y en rechazo a la reforma judicial impulsada por la Casa Rosada.
Como era previsible, tampoco concurrieron a la marcha dirigentes de la CGT de Antonio Caló, la más cercana al Gobierno, aunque en las últimas horas se hicieron públicas las fuertes críticas de referentes de esa central contra los proyectos que crean los tribunales de Casación en los fueros Laboral y Previsional y limitan las medidas cautelares.

Apenas un puñado de gremialistas de la central de Moyano se mezclaron entre los manifestantes y dirigentes políticos de la oposición que participaron de la protesta. El jefe de los peones rurales, Gerónimo Venegas, justificó ante los medios su presencia al advertir que la protesta es contra la actitud del Gobierno de “querer atropellar a la Justicia”. Junto a Venegas también concurrieron los dirigentes Abel Frutos (Panaderos) y Miguel Díaz (Udocba).

Moyano siguió por televisión los detalles de la marcha desde su despacho en la sede cegetista de la calle Azopardo. El martes había anunciado su participación, pero después de meditarlo con sus hombres de mayor confianza decidió no asistir.

Tampoco lo hizo su hijo y diputado nacional Facundo Moyano, quien a través de la red social twitter pidió al Gobierno que atienda los reclamos porque –dijo– “restarle valor a cualquier manifestación popular, es negar la política”.

En tanto, ningún dirigente de la CGT de Caló acompañó la protesta. La central optó ayer por el silencio, aunque prevé un encuentro de su conducción para la próxima semana con el propósito de oficializar su posición sobre la reforma judicial alentada por el Ejecutivo.

Comentá la nota