Los gremios cocinan un 25%

Largan las negociaciones en los sindicatos del sector privado. Si bien esperan los primeros arreglos nacionales, ninguno piensa llevar menos del 25% a la mesa paritaria.
19/02/2012 00:00

Por Pablo Petovel

Mientras la Provincia negocia con el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) y la UEPC, los gremios privados van preparando sus pedidos de incremento para el 2012. Si bien ninguno arriesga un porcentaje concreto (“estamos viendo”, dicen todos), es seguro que nadie se quiere conformar con menos del 25.

El número surge de una ronda de consultas que Día a Día realizó esta semana entre los referentes de una decena de sindicatos que representa a trabajadores del sector privado de Córdoba. Aunque la mayoría no confirma un porcentaje hasta no ver los números que el Gobierno y Moyano “abrochen” en Buenos Aires, por lo bajo entienden que los acuerdos promediarán esa cifra.

Asimismo, también coinciden en que el arreglo de Camioneros será clave, pero no en el mismo grado de otros años, ya que el escenario ha cambiado a partir del distanciamiento con el líder de la CGT.

Pura lógica. “Comienzan a fin de mes las primeras negociaciones, no tenemos aún un número firme, hay que evaluar”, dijo a este diario Rubén Urbano, secretario general adjunto de la UOM. Sin embargo, agregó: “No vamos por menos de lo que se arregló el año pasado”. Los metalúrgicos cerraron el 2011 con el 26,5 por ciento de suba.

En el Smata, el gremio que representa a los trabajadores de las terminales automotrices, indicaron que el acuerdo del año pasado finaliza el 29 de febrero y que en marzo largan las paritarias. “No sabemos cuánto vamos a pedir, pero seguramente haremos como el año pasado, evaluando los porcentajes de inflación que fueron publicadas por las distintas consultoras. Con eso conformaremos un pedido formal”, precisó una alta fuente del sindicato. En los últimos 12 meses, el índice “Congreso”, que promedia la inflación que no pueden difundir las consultoras, acarició el 25 por ciento. En 2011, el Smata acordó 26,2 por ciento, más algunos plus particulares en cada automotriz.

Para los bancarios, cuyo arreglo también tiene fecha de vencimiento a fin de mes, la idea es discutir más allá de porcentajes. “Los bancos ganaron mucho, queremos ver todo, porque el impuesto a las Ganancias sigue pegando en nuestros trabajadores”, explicó Raúl Ferro, secretario general de La Bancaria en Córdoba. “Para nosotros, no hay un techo”, aclaró.

El año pasado, los bancarios lograron un 29 por ciento para todo 2011 y, para enero y febrero de este año, consiguieron una suma remunerativa de 1.180 pesos. Además, 200 pesos más que no fueron al básico. “Esto quedaría a cuenta de lo que logremos este año”, detalló Ferro.

El gremio que representa a los vigiladores, Suvico, ya comenzó con las primeras charlas con los empresarios. Con unos nueve mil afiliados en Córdoba, tienen importantes expectativas y apuntan alto: “Vamos por el 40 por ciento”, dijo Héctor Páez, secretario gremial de la organización.

Desde Aoita, Miguel Herrera confirmó que esta semana hacen la presentación para pedir la apertura de paritarias. “El primero de abril se vence el acuerdo. Hasta que no hablemos con los delegados del gremio no vamos a tener un porcentaje de pedido formal”, puntualizó.

Un mes más. Los trabajadores del sector de la Alimentación tienen más tiempo para esperar cómo se define el match Moyano-Cristina, porque la paritaria vence el próximo 30 de abril. “El año pasado logramos un 33,5 por ciento, fue uno de los mejores acuerdos de todo el país”, indicó Leonardo Albano, secretario gremial del Stia de Arroyito. “Es cierto que lo que haga la CGT condiciona, pero hay que ver cómo avanzan los acuerdos para saber por qué número podríamos ir nosotros”, agregó. En el sector, se especula que entre el 25 y el 28 por ciento sería una suba razonable que las empresas están en condiciones de afrontar, a pesar del freno de algunos pedidos desde el exterior, especialmente desde Europa.

La misma fecha también vence el acuerdo entre el gremio que representa a los empleados de Comercio y las cámaras del sector. El año pasado lograron un 30 por ciento, desdoblado en tres veces y, en 2012, están “evaluando lo que pasa con el resto de los gremios”, indicó José Luis Oberto, secretario general de Agec en Río Cuarto. “Estamos con reuniones internas para terminar de definir el pedido”, confió.

--------------------------------------------------------------------------

Si se comienzan a dilatar los arreglos, la primera mitad del año estará minada de protestas

Empresarios. Son cautos. Al mismo tiempo que esperan que se vaya definiendo el escenario de disputa entre el Gobierno y Moyano, analizan el panorama de los aumentos con varios argumentos:

• Una notable baja en la rentabilidad en los últimos dos años.

• Los problemas que se vislumbran en los mercados internacionales, especialmente en Europa y, en menor medida, Brasil.

• Dicen que el alto nivel de ventas en el mercado interno no se podrá mantener por mucho tiempo más.

• Además, en algunos sectores, se han incrementado las complicaciones para importar determinados insumos, lo que encarece sus costos.

Cambios. Para definir sus pedidos, la mayoría de los gremios está aguardando el acuerdo de Camioneros a nivel nacional. Sin embargo, no se espera que el “índice Moyano” sea determinante como en años anteriores.

Pedidos. Por lo bajo, en los gremios calculan que entre el 25 y 30% rondarán los pedidos, para luego cerrar por 20 ó 25%, según cómo pegue la crisis de Europa en cada rubro.

Sin referencia. Como –obviamente– el Indec no es referencia de nada, todos están preparando los datos inflacionarios de consultoras independientes y cálculos de aumentos de otros gremios, como el del Sindicato de la Alimentación.

Anual. La mayor parte de los sindicatos prefiere un acuerdo anual, con una cláusula “gatillo” de reapertura si la inflación se dispara. “Los acuerdos trimestrales o semestrales obligan a volver a reunirse dos o tres veces y eso desgasta demasiado la relación gremio-empresas”, dicen.

A cuenta. En las negociaciones para 2012 se incluirán los montos (en general no remunerativos) que se lograron a fin de año para enero y febrero “a cuenta” de futuras subas.

El tema. En los gremios con sueldos medios y altos, el incremento en el mínimo no imponible de Ganancias se ve como clave. “A muchos de nuestros empleados, una suba del 25%, sin aumento del mínimo de Ganancias, se reduce a 15%, o menos”, confió uno de los sindicalistas consultados.

Comentá la nota