Gremios de Córdoba alertan que por el parate fabril peligran 6000 empleos

Es por los efectos de la pérdida de competitividad de la producción local. La CGT provincial reclamó una gestión a Caló para evitar despidos y pidió medidas al Gobierno
Los principales gremios industriales de Córdoba, agrupados en la CGT provincial, advirtieron que alrededor de 6.000 puestos de trabajo vinculados a la producción automotriz, metalúrgica, de maquinaria agrícola y material ferroviario corren serio peligro a raíz de la fuerte contracción que registró la actividad fabril en los últimos meses por efecto de las restricciones a las importaciones, el cepo cambiario y la pérdida de competitividad de la industria local. Frente a ese escenario, la central obrera cordobesa se declaró en estado de alerta y movilización permanente y reclamó la urgente intervención del Gobierno nacional para evitar despidos e implementar las medidas necesarias para revertir el deterioro de la producción fabril de la provincia.

Un informe elaborado en conjunto por las delegaciones provinciales de los gremios de la UOM, Smata y Asimra, presentado la semana pasada en el plenario de la CGT cordobesa, detalló que hasta fin de año unos 6 mil empleos en el sector estarán afectados por diversos mecanismos de ajuste laboral, como adelanto de vacaciones, reducciones de jornada y de turnos de trabajo, suspensiones rotativas y culminación anticipada de contratos de personal eventual. Pero los gremios temen que si la situación no se revierte antes de fin de año, el proceso podría derivar en una destrucción de parte de esos puestos de trabajo.

“Ya tenemos una situación muy crítica, hay empresas que están solicitando la apertura de procedimientos preventivos de crisis ante el Ministerio de Trabajo”, indicó a este diario el dirigente Rubén Urbano, titular de la UOM Cordoba, el mismo gremio que lidera el jefe de la CGT oficial, Antonio Caló. Urbano explicó que la caída de las exportaciones de autos a Brasil y los problemas de competitividad de la producción local, en el sector metalúrgico provincial hay cerca de 4 mil puestos afectados, en especial en la producción de autopartes, maquinaria agrícola y material ferroviario. “Si las fábricas de Fiat y Renault confirman que solo se trabajan dos semanas entre noviembre y diciembre, la situación va a ser peor”, advirtió el dirigente, quien remarcó que “no son para nada alentadoras” las perspectivas de recuperación del sector en 2014.

En tanto, en el sector automotriz, según el relevamiento realizado por la conducción provincial del sindicato de Smata, que lidera Omar Dragún, la cantidad de trabajadores afectados por suspensiones, adelantos de vacaciones y retiros voluntarios en las principales terminales trepará a 2.000 operarios (sobre un total de 14000 mecánicos en la provincia) antes de fin de año. Actualmente ya hay más 1000 mecánicos suspendidos en la actividad.

Los gremios industriales cordobeses elevaron su preocupación a la cúpula de la CGT que lidera Caló con el propósito de que gestione posibles soluciones con el Ejecutivo nacional. “También la ministra (de Industria, Debora) Giorgi está en pleno conocimiento de la situación y esperamos que intervenga para garantizar los puestos de trabajo que están en peligro”, aseguró Urbano.

Comentá la nota