Gremios denuncian inflación anual de más de 32% y justifican rechazo a tope salarial oficial

La CGT de Moyano estimó que en enero la suba de precios fue de 3,55% y acumula más de 7% en los últimos dos meses. Caló pidió un gesto de Macri hacia los trabajadores

El sindicalismo peronista profundizó ayer su estrategia de resistencia frente a la intención oficial de imponer un tope a las discusiones salariales de este año. Para ello las diferentes vertientes de la CGT, que lideran Hugo Moyano y Antonio Caló, difundieron a la par sus propios cálculos de inflación y denunciaron que en los últimos doce meses los precios acumularon subas promedio del 32%, con lo que justificaron sus demandas por incrementos salariales por encima del 30%.

Los equipos técnicos de la central que conduce Moyano alertaron ayer que el aumento de precios fue del 32,59% en los últimos doce meses y que sólo en enero registró una suba del 3,55%, lo que determinó que una familia tipo requiere de un ingreso mensual de $ 10.926,77 para no caer en la pobreza. Si al registro de enero se suma la variación que la entidad calculó en diciembre (3,6%) la inflación del bimestre supera el 7%.

Caló coincidió en el mismo parámetro al salir a rechazar cualquier pretensión del Gobierno de condicionar las paritarias y reclamarle al presidente Mauricio Macri una "caricia" hacia los trabajadores. "Según nuestros números, la inflación está en 32% anual. Creo que por ahí va a tener que pasar la paritaria", indicó el jefe metalúrgico a la espera de la confirmación del encuentro que Macri prometió mantener próximamente con los referentes de la centrales sindicales para analizar la situación de cara a las paritarias.

Al igual que las dos CGT, también los gremios vinculados a la producción de alimentos y agrupados en la Casia apuntaron ayer su preocupación por aceleración en la suba de precios y anticiparon que en las negociaciones con el sector empresario demandarán que el salario básico mínimo convencional se eleve a $ 16.500, lo que representa un nivel de recomposición que en algunas industrias de la actividad trepa al 40%, indicaron desde el sector.

También el gastronómico Luis Barrionuevo convocó para hoy a una reunión de los gremios que integran la denominada CGT Azul y Blanca con el propósito de acordar una posición común de cara a las paritarias, que la sugerencia de un reclamo de aumentos de 40%.

A su vez, la poderosa Confederación de gremios del transporte (CATT) visitará hoy al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, a quien oficializará su determinación de solicitar incrementos con un piso del 30% y exigir una urgente definición del Ejecutivo respecto a la prometida rebaja de la carga del impuesto a las Ganancias sobre los salarios.

En medio de la creciente presión sindical y para intentar calmar el malestar que provocaron en los gremio sus declaraciones del martes, el propio Triaca aclaró que las discusiones paritarias "no tienen techo", aunque pidió que las negociaciones se den en el "marco de la inflación" estimada por el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay, de entre 20% y 25% para este año."Se armó una discusión porque algunos lo consideraron un techo (de paritarias) y no, para nada, no es un techo, es el marco de discusión donde nosotros creemos que va a estar la economía", explicó el titular de la cartera laboral, a la vez que se mostró confiado en "el grado de madurez" de empresarios y sindicalistas para llevar adelante las negociaciones.

Comentá la nota