Los gremios disidentes siguen en pie de guerra

Exigen al gobierno una recomposición salarial para todo el sector estatal, ya que calificaron de ‘irrisorio’ al aumento recientemente otorgado. Solicitan un sueldo básico de 1.000 pesos y elevaron a 2.500 las pretenciones en el de bolsillo. La semana próxima se reúnen para definir la modalidad de las protestas.

Los gremios disidentes ratificaron en la jornada del jueves la continuidad del plan de lucha iniciado meses atrás para exigirle al Gobierno una recomposición salarial para todo el sector estatal. Exigen acceder a un sueldo básico de 1.000 pesos y elevaron a 2.500 las pretenciones en el de bolsillo.

Tras esperar que se complete el cronograma de pagos de sueldos de octubre con el aumento que otorgó el Gobierno, los gremios salieron a hacer una evaluación de la mejora, pese a que ya habían adelantado su rechazo al incremento.

Por esa razón, el jueves próximo el sector llevará a cabo un plenario de Consejo Directivo para decidir la modalidad de la protesta en pos del objetivo de conseguir antes de fin de año "una verdadera recomposición salarial".

De todas maneras, los gremios supeditaron la posibilidad de volver a las movilizaciones al acompañamiento que tengan de parte de los trabajadores estatales.

"Lamentablemente sucedió lo que nosotros ya habíamos previsto. Este fue un aumento salarial engañoso e irrelevante. Y que además generó mucha confusión en la gente. Fue un aumento que no cubrió las expectativas de la gente", dijo Carlos Laciar, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Administración Pública Provincial (SITRAPP).

El sindicalista llamó a los trabajadores estatales a participar del plenario que se realizará la semana entrante para darle fuerza al reclamo salarial. En este plenario tomarán parte no sólo los consejos directivos de los gremios sino también los cuerpos de delegados y las comisiones internas.

El plenario se realizará a partir de las 10.00 en la sede del gremio SEIPOS.

Comentá la nota