Los gremios docentes se oponen a que el ciclo lectivo 2013 arranque en febrero

Los gremios docentes se oponen a que el ciclo lectivo 2013 arranque en febrero
La decisión de empezar las clases el 25 de febrero, confirmada el jueves por el Ministerio de Educación de la Nación, es resistida por los sindicatos que representan a los docentes tucumanos. Aducen que las altas temperaturas y la falta de acondicionamiento de las escuelas para esa época hacen que la medida sea inviable. Amenazan con paros.
02/11/2012 11:18 PM | Apresurada, unilateral, inconsulta e inviable. Con esos y otros calificativos, los gremios docentes tucumanos expresaron su rechazo a la decisión de iniciar el ciclo lectivo 2013 el 25 de febrero, bajo el argumento de garantizar los 190 días de clases.

La medida, resuelta por el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, con el respaldo de los titulares del área de las distintas provincias, fue confirmada el jueves, y la réplica de los sindicatos, que amenazan con no volver a las aulas si la fecha indicada se mantiene firme, llegó 24 horas después.

El Frente Gremial Docente (FGD), en el que confluyen la Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales (ATEP), la Asociación del Personal de la Enseñanza Media (APEM) y la Asociación del Magisterio de la Enseñanza Técnica (AMET), manifestó su rechazo a la propuesta y advirtió que el tema debía haberse acordado en el ámbito de las paritarias.

"Esta es una medida unilateral, apresurada e inconsulta, que rechazamos terminantemente, porque fue dispuesta por el Ministro de Educación de la Nación, previa consulta a los responsables provinciales del área, pero nunca se debatió en el marco de la mesa paritaria, que es donde corresponde consensuar este tipo de decisiones", dijo en diálogo con EL SIGLO el titular de ATEP, David Toledo.

El dirigente agregó que "esta es la posición de la CTERA y de los gremios de base, que rechazamos la idea de iniciar el ciclo lectivo en febrero, entendiendo que más cantidad de días de clase no significan una mejor calidad de educación".

Toledo recordó que "el FGD está en alerta y movilización, para exigir que esta decisión se discuta en el marco de las paritarias, tanto de la Nación como de la Provincia. Nosotros vamos a condicionar el inicio de clases a que todas las medidas sean consensuadas en las paritarias", alertó, de manera terminante.

Por su parte, Isabel Ruiz, secretaria general de APEM, coincidió en que "se trata de una medida unilateral, dispuesta a nivel nacional, que no surgió del consenso con los trabajadores de la educación durante las paritarias, que es donde se había acordado abordar este tipo de cuestiones.

A la hora de fundamentar la postura del sector contra el inicio de clases en la fecha elegida por Sileoni, la sindicalista explicó que "si el 25 de febrero van a estar las escuelas en las condiciones de los últimos años para esa fecha, es decir sin desmalezar, sin limpieza de tanques, sin agua y sin una adecuada refrigeración, será imposible dictar clases. Es lamentable que no se piense en los chicos que van a tener que soportar las altas temperaturas para esa época. No debemos olvidar que no hay infraestructura, comenzando por falta de agua y ventiladores, como para que las clases se desarrollen en esas condiciones climáticas", añadió la docente, en declaraciones a nuestro diario.

Ruiz dijo que APEM rechaza "la decisión de terminar las clases el próximo 21 de diciembre y empezar el ciclo lectivo 2013 en febrero, porque nunca se abordó formalmente el tema en paritarias para consensuarlo con el Gobierno".

Firme rechazo de UDT

Desde la Unión de Docentes Tucumanos (UDT) también se manifestaron en contra de la medida anunciada por Sileoni, al tiempo que reiteraron el rechazo a la decisión de que las clases este año se extiendan hasta el 21 de diciembre en la provincia. "Desde hace tiempo ya nos venimos manifestando públicamente en contra de al decisión de extender el ciclo lectivo hasta el 21 de diciembre, con la continuidad de los trabajadores en las escuelas hasta el 30 del mismo mes; a lo que se suma ahora esta medida inconsulta y sin criterio de las autoridades de Educación de iniciar el ciclo lectivo el 25 de febrero", lamentó Carlos Arnedo, titular de esa agrupación sindical.

Según el dirigente, esa última medida implicará que "el 2 o el 3 de febrero se presenten los directores y personal jerárquico en los establecimientos y que el resto de los docentes lo haban antes del 10 de ese mes, cuando el calor, agravado por la falta de condiciones en las aulas, hacen que sea casi imposible trabajar".

Arnedo coincidió en que "más días de clase no implican una mejora en la calidad del sistema educativo".

A continuación, opinó que "para llevar adelante una medida de esta naturaleza hay que hacer mejoras en escuelas y aclimatar las aulas, porque es imposible asistir a clases por las altas temperaturas del verano. En octubre ya soportamos días de 34 grados de temperatura y no se soportaba, no piensan en los pobres chicos y en sus maestros", resumió.

Por otro lado, el titular de UDT recordó a este matutino que "entre diciembre y febrero, debido al tórrido verano tucumano, el personal de la administración pública, incluidos los conserjes y personal de mantenimiento de las escuelas, sale de licencia, no por una casualidad, sino producto de las condiciones climáticas. Esos trabajadores son los que tienen que realizar las tareas de limpieza y acondicionamiento de escuelas, por lo que la situación es más compleja", advirtió.

Según Arnedo, "es absolutamente inviable, tomando las palabras del propio gobernador José Alperovich, terminar las clases el 21 de diciembre, y mucho más aún empezar el 25 de febrero, cuando ya a esta altura falta agua en las escuelas y muy pocas cuentan con ventiladores".

Finalmente, apuntó que "las clases en Tucumán deben empezar en marzo, por una cuestión de sentido común, que es lo que le falta a la ministra Silvia Rojkés de Temkin, quien por la obsecuencia con el Poder Central no se plantó para explicar que las condiciones climáticas en Tucumán hacen que sea imposible ir a la escuela en esa época de verano".

Otras urgencias

Toledo aclaró que el tema del cierre e inicio de las clases no es el único punto de discordia que amenaza con romper la tregua entre el Gobierno tucumano y el FGD.

"Hay otras urgencias que se deben atender antes de fijar un calendario y una fecha de inicio de clases, como el hecho de cumplir con los puntos de anteriores acuerdos, como la equiparación del salario familiar, que para los educadores tucumanos sigue siendo de 240 pesos, cuando la Nación ya dio dos aumentos y lo elevó a 370 pesos", precisó.

Además, el titular de ATEP dijo que "mas allá de que es impuesto nacional, hay que terminar con el impuesto a las Ganancias, que es inconstitucional; y el Gobierno tiene que enviar a la Legislatura el proyecto de titularización del personal del servicio social escolar, del gabinete pedagógico y el gabinete de escuelas especiales".

"Por otro lado -añadió el dirigente- falta mucho por hacer, tanto en infraestructura como en materia de equipamiento de las escuelas, ya que son pocas las que cuentan con comodidades para enfrentar las altas temperaturas que tenemos en el verano en Tucumán".

También recordó que "el salario de los docentes tucumanos sufre día a día un deterioro por la incesante inflación, con el aumento de los impuestos y servicios público, y la suba permanente de la canasta nacional, por lo tanto para el próximo período lectivo hay que establecer una recomposición salarial".

Para finalizar, Toledo indicó que el FGD viene discutiendo esos temas con la ministra Rokés de Temkin, quien se comprometió a darles una respuesta en los próximos días. "Una vez que escuchemos la propuesta del Gobierno, vamos a reunir a nuestros cuerpos orgánicos, con asambleas y congresos, para determinar los pasos a seguir", completó.

Comentá la nota