Gremios docentes reciben con un paro al nuevo ministro

El gobernador, Jorge Capitanich, confirmó que la próxima semana enviará un proyecto de ley de Financiamiento Educativo a la Legislatura, que contribuirá a mejorar la calidad del sistema educativo. Así lo señaló durante el acto en el que puso en funciones a Francisco Romero como nuevo ministro de Educación de la provincia, que debutó en el cargo con un paro de los gremios Atech y Sitech Federación.

Una de las primeras reuniones que mantuvo el flamante ministro, a horas de asumir, fue con el arzobispo Fabriciano Sigampa y por la tarde mantuvo un encuentro con los gremios docentes.

Capitanich anunció que el Ejecutivo enviará a la Cámara de Diputados de la provincia un proyecto de Ley de Financiamiento Educativo "con fuentes de financiamiento perfectamente determinadas", y explicó que la norma dispondrá la creación de una comisión multisectorial que tendrá como tarea el monitoreo permanentemente de las fuentes de financiamiento, su ejecución y el cumplimiento estricto de metas. ‘Queremos que esta ley de Financiamiento Educativo Provincial sea una variante de la Ley N° 26.075 de financiamiento educativo nacional‘, señaló el mandatario.

El acto de asunción del nuevo ministro de Educación que reemplaza a María Inés Pilatti Vergara, que en diciembre deberá ocupar una banca como diputada nacional- se llevó a cabo ayer al mediodía en el Salón Obligado de la Casa de Gobierno, colmado de público.

El flamante ministro, que hasta ayer cumplió funciones como titular del Instituto de Cultura, dijo que su gestión pondrá como prioridad su "concepción de una educación pública que tiene que atender principalmente a los estudiantes, con más días de educación". Tras recordar que hace más de dos décadas trabaja en el ámbito educativo, Romero confirmó que tenía previsto recibir en la tarde de ayer a representantes de todo el arco sindical docente. "Vamos a hablar del salario y de la calidad de educación", sostuvo el nuevo funcionario. Consultado sobre los reclamos de los gremios docentes, Romero dijo que apostará al diálogo para asegurar que las escuelas se mantengan abiertas.

"He sido muy claro en el riesgo en que se encuentra la escuela pública, mi desafío es que empecemos con el diálogo. Voy a garantizar el derecho social a la educación, de una escuela de puertas abiertas", sostuvo.

Su primera función ayer, como ministro de Educación, fue acompañar al gobernador Capitanich en una entrevista con el arzobispo de Resistencia, Fabriciano Sigampa, y con representantes de escuelas privadas subvencionadas por el Estado provincial.

Comentá la nota