Los gremios, más duros por la presión de las bases

Los gremios, más duros por la presión de las bases
La radicalización se debe al atraso salarial y a un avance de la izquierda en la estructura sindical
El endurecimiento de las posturas de los sindicatos docentes de la provincia de Buenos Aires responde a una serie de reclamos de arrastre que, según los propios gremios, el gobierno de Daniel Sciolino resolvió en los últimos dos años, sumado a lo que se considera una notable pérdida del poder adquisitivo del salario de los maestros.

Pero hay también, en el trasfondo de la dureza del paro de los docentes , un componente vinculado con una mutación de las estructuras internas de los gremios y de la expectativa y presión de las propias bases sobre los máximos dirigentes del Frente Gremial Docente.

El avance en espacios de conducción en seccionales por parte de sectores de izquierda en el mayoritario gremio docente de la provincia, Suteba; la degradación del componente radical que otrora caracterizó a los afiliados de la FEB, y la creciente incidencia del gremio de extracción moyanista Udocba -que no integra el frente- conforman el escenario en el que se desarrolla y define el carácter del conflicto.

Por un lado está la natural puja por la representatividad ante las bases, a las que, por otra parte, no sólo les importa el salario, sino también una mejora en las deficientes condiciones de infraestructura y equipamiento y que surge con claridad de las asambleas escolares.

Los maestros fustigan al gobierno por la demora en la convocatoria y buscan evitar el desgaste sufrido el año pasado, cuando se realizaron paros por 48 horas intercalando días trabajados. En ese contexto, la conducción de Suteba, a cargo de Roberto Baradel, enfrenta la encrucijada que le plantea la opositora lista Multicolor, que propone una mayor radicalización de la protesta. Si bien la Multicolor sólo maneja nueve de las 135 distritales, el dato relevante es que en las elecciones del año pasado duplicó la cantidad de seccionales. Desde la dirección de Suteba se advirtió que aun en seccionales propias las propuestas apuntaban a medidas más drásticas que en otras ocasiones.

No pocos en el ámbito sindical docente creen que Baradel hace equilibrio: se escuda en esta situación para justificar sus posiciones más duras al tiempo que sigue alineado con la Ctera, liderada por el kirchnerista Hugo Yasky.

Para algunas de las fuentes consultadas en el mundo gremial, Baradel "hace rato que no pertenece al kirchnerismo"; otros recuerdan, en cambio, que el dirigente estuvo en algún momento vinculado con el partido Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella; en tanto, ahora las versiones lo ubican más cercano al Frente Renovador, de Sergio Massa. Esta última visión se sostiene en el siguiente dato: Fabián Alessandrini, hombre ligado a la CTA bonaerense, que conduce Baradel, fue candidato a diputado por el massismo.

A su vez, la FEB, liderada por Mirta Petrocini, busca presentarse como independiente y, quizá por ello, en este conflicto asumió un mayor protagonismo. Lo cierto es que ya hace años que dejó de ser una entidad referenciada con la UCR para dar mayor espacio a dirigentes de origen peronista, algo que puso a la entidad en tensión con Udocba, promovida por Hugo Moyano.

Frente a ello, Petrocini endureció su postura para evitar el avance de sectores más politizados. Así, muchas veces apareció como la más agresiva del Frente Gremial Docente..

Comentá la nota