Gremios esperan llamado del Gobierno, pero exigen prohibir los despidos por ley

La dirigencia sindical tomó nota de la gestión de funcionarios ante las empresas para que garanticen estabilidad laboral por 3 meses. Valoran el gesto, pero no renuncian a la ley

Las centrales sindicales, principales impulsoras del proyecto de ley antidespidos, tomaron nota el fin de semana de las gestiones iniciadas por el Gobierno ante diversos sectores empresarios para convencerlos de asumir un compromiso público con la defensa de empleo y aguardan por alguna convocatoria oficial para sumar también a los gremios a esas conversaciones. Sin embargo, la eventual participación sindical en una mesa de diálogo tripartita con el Ejecutivo y los empresarios no significará para los gremios la renuncia a su objetivo de garantizar por ley un freno a despidos y suspensiones. 

Ese fue el mensaje que ratificaron ayer referentes de las tres vertientes de la CGT embarcados en el proceso de reunificación de la central gremial. Si bien valoraron los contactos iniciados por funcionarios macristas con los empresarios como un "reconocimiento" de las dificultades que atraviesa el mercado laboral y reiteraron su disposición al diálogo, afirmaron que la estabilidad del empleo no se garantiza solo con un compromiso empresario.

"Un compromiso solo no alcanza, queremos que se sancione una ley que evite los despidos y suspensiones", remarcó el dirigente Juan Carlos Schmid, titular de la Confederación del gremios del transporte (CATT). Y sostuvo que, pese a las gestiones del Gobierno, las centrales sindicales "no se bajan" del reclamo de la sanción de la ley que prohibe los despidos por 180 días y restablece el mecanismo de doble indemnización.

También el gremialista y diputado nacional por el Frente Renovador Héctor Daer consideró "positivo" que la administración de Mauricio Macri "esté empezando a preocuparse por la estabilidad del empleo" y hasta opinó que puede ser "fructífero" un diálogo tripartito para frenar cesantías y suspensiones. "Si se logra un acuerdo por el empleo es muy bueno", apuntó el dirigente, aunque indicó que no hubo contactos de funcionarios del Ejecutivo con dirigentes sindicales para sumarlos a una ronda de conversaciones con ese objetivo.

Durante el fin de semana todas las gestiones de ministros y funcionarios del macrismo se concentraron en el objetivo de que entre 2000 y 3000 empresas asuman un compromiso público para no despedir trabajadores por un plazo de 90 días, aunque hasta ahora esos contactos no lograron resultados positivos . Con el mismo propósito, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, se reunirá mañana con la cúpula de la Unión Industrial (UIA). 

En tanto, desde el sector sindical, el gremio de la construcción (Uocra) reclamó ayer a los diputados que modifiquen el proyecto de emergencia ocupacional votado en el Senado para incorporar a la iniciativa la prohibición de los despidos en esa actividad, justamente la que registra mayores dificultades de empleo, con más de 50 mil cesantías acumuladas desde diciembre pasado.

Comentá la nota