Con los gremios en estado de alerta, la provincia convocó a paritarias

El gobierno provincial convocó ayer a paritarias a los estatales y docentes para el miércoles próximo.
En el cónclave, la Gobernación y referentes sindicales comenzarán a discutir la magnitud de los aumentos salariales para 2012. El anuncio se conoció ayer, justo cuando la impaciencia ganaba terreno en algunas seccionales gremiales.

El gobierno provincial convocó ayer a paritarias a los estatales y docentes para el miércoles próximo. En el cónclave, la Gobernación y referentes sindicales comenzarán a discutir la magnitud de los aumentos salariales para 2012. El anuncio se conoció ayer, justo cuando la impaciencia ganaba terreno en algunas seccionales gremiales, como la delegación Rosario de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), que había declarado el estado de alerta y asamblea permanente sobre el mediodía.

La cita para empezar a debatir la política salarial para el año fue oficializada por la gestión de Antonio Bonfatti: será el miércoles, a las 10. El encuentro con los representantes de UPCN y de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) se realizará en el despacho del ministro de Gobierno, Rubén Galassi, en la Casa Gris.

En simultáneo, la reunión con las autoridades de Amsafé, del Sindicato Argentino de Docentes Privados (Sadop), de la Unión de Docentes Argentinos (UDA) y de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet) se desarrollará en la cartera de Trabajo provincial.

Con la convocatoria, la provincia busca bajarle intensidad a las declaraciones cruzadas entre autoridades y referentes gremiales, que se recalentó la semana pasada con los primeros indicios de probables escenarios. Sobre todo después de que el ministro de Economía, Angel Sciara, sugiriera que tomará entre las variables macroeconómicas para definir la magnitud del aumento salarial la inflación proyectada para el año, en torno al 12 por ciento. Una cifra por la cual, apuntó rápidamente el líder de UPCN, Alberto Maguid, no se sentarían a dialogar.

De inmediato, el propio Bonfatti pidió a los gremialistas que "se sienten a negociar" salarios con la Casa Gris. "Dejemos de lado las sobreinterpretaciones", instó el mandatario.

"Creo que hay que sentarse en el marco de la negociación paritaria y no hacer interpretaciones. Siempre buscamos una solución beneficiosa para los trabajadores. Y no voy a anticipar ningún porcentaje", agregó.

Atentos. Antes de conocer la convocatoria a paritarias, UPCN se había declarado en alerta, previendo hoy y mañana asambleas sin atención al público en el Registro de la Propiedad, la Dirección de Vivienda y otras reparticiones provinciales.

La decisión gremial se sustentó en dos reclamos: la liberación del predio propio ubicado Avellaneda al 4200, ocupado hace más de dos semanas por familias que reclaman una solución habitacional al Estado, y el inmediato llamado a paritarias con un piso del 20 por ciento de recomposición salarial y un acuerdo que no se extienda hasta fin de año para permitir la reapertura de las negociaciones si la inflación supera lo proyectado.

Así lo resolvió el plenario de delegados que convocó la seccional Rosario del sindicato que agrupa a los empleados públicos provinciales. Y si bien, como trascendió en un principio, la medida era para analizar la situación de los terrenos de la zona sudoeste de la ciudad, donde el gremio proyecta desarrollar un plan de vivienda, el análisis del escenario previo a que se inicien las negociaciones con la provincia por aumento de salarios ganó el centro de la escena.

Según indicó el titular de la delegación Rosario de UPCN, Néstor Audero, del encuentro participaron los 150 delegados de las oficinas administrativas y hospitales provinciales, en tanto en los próximos días se sumará el personal no docente.

En la reunión se resolvió declarar el estado de alerta y de asamblea permanente, "lo cual habilita al secretario general o al a comisión directiva a establecer la medida de fuerza que sea necesaria".

Además, entre hoy y mañana, en todas las reparticiones provinciales se realizarán asambleas en distintos horarios y sin atención al público.

En el Registro de la Propiedad y en la Dirección de Vivienda, por ejemplo, las reuniones comenzarán a las 7 y la actividad se retomará recién cuando concluya la discusión.

"El Registro Civil, Catastro y la Administración Provincial de Impuestos (API) se irán sumando antes del viernes —indicó Audero— y lo mismo harán los trabajadores de los hospitales provinciales, en distintos días y horarios", garantizando, de ese modo, la efectividad de la protesta.

Maestros

La secretaria general de Amsafé, Sonia Alesso, deslizó que el aumento que exigirán los docentes no debiera ser menor al 25 por ciento, ya que, según datos de la Ctera, la inflación de 2011 rondó el 23 por ciento. Aun así, la dirigente advirtió que hablar de porcentajes “es azaroso” dada la complejidad del sector.

Comentá la nota