Los gremios estatales dicen que no se cumplieron los acuerdos paritarios

Los gremios estatales dicen que no se cumplieron los acuerdos paritarios
ATE y el SUTE acusan al Gobierno de no tener palabra, y el Ejecutivo se defiende. El sueldo policial será clave en la discusión 2014, mientras, el sector privado se mostró más optimista.

A la hora de hacer un balance del 2013, los gremios que nuclean a los empleados de la administración pública, como ATE, Ampros, SUTE y hasta Fadiunc, dentro de la educación superior, aseguran que fue un año duro, de pelea sindical fuerte, sobre todo, para equiparar los sueldos con el índice inflacionario “real” –como sostienen los líderes sindicales– que rondó 35% de aumento en el último año.

Pero, además de la discusión salarial, la crítica se enfocó en la “falta de cumplimiento en muchos acuerdos dentro del ámbito paritario” por parte del Gobierno y en detrimento de los sindicatos. No obstante, Mauricio Guzmán, jefe paritario del Ejecutivo, salió al cruce de las críticas y aseguró que los acuerdos firmados “pueden tener una demora pero están lejos de no ser cumplidos. El resto que no está consensuado por escrito es parte de las interpretaciones políticas de los gremios”.

La titular de ATE, que nuclea a los trabajadores del Estado, Raquel Blas, hizo un balance más bien negativo en la realidad de los trabajadores que representa. “Hubo un empobrecimiento en los salarios. Un recorte por la inflación, pese al aumento de 25% a principios de este año”. Según Blas, el salario promedio de los trabajadores de la salud, como también de la Administración Central, quedaron retrasados al menos en 50%, atraso por el que se prevé una intensa discusión dentro del ámbito paritario.

“Ya tenemos 10% de recorte, porque hubo más inflación, y el aumento quedó pobre. Y previendo la inflación del 2014, todo indica que habrá subas de 35% a 40% en la canasta familiar. Apelamos a la unión sindical para dar la pelea”, esgrimió.

Según la titular de ATE, el incumplimiento de acuerdos paritarios fue una de las sombras del 2013: “Este fue el año de mayor incumplimiento. Subió la creación de cargos presupuestados que no se efectuaron y esa plata se fue a otro lado. No se cumplió con la ley de concursos”.

Según Blas, la ley de concursos, aún sin reglamentar, permitió el ingreso “indiscriminado de personal a dedo en organismos como la OSEP, donde el gasto por administrativo es de 40%, cuando debería ser de 8% según la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

“Los gastos administrativos equivalen a cada vez más ñoquis del Estado”, completó la sindicalista. Para Guzmán, la lectura es otra. Se defiende esgrimiendo que “la reglamentación de esa ley es muy minuciosa y puntillosa y, sin embargo, está avanzando”.

Otra de las deudas pendientes en las paritarias fue denunciada por el titular del SUTE, Adrián Mateluna, que recordó el pago del radio docente, acordado a principios de año y que, sin embargo, aún no termina de cobrarse. “Logramos parte del acuerdo del radio pero se dilata el pago. El Gobierno incumplió otros acuerdos y los que hubo fueron por voluntad de la discusión nacional con Ctera”, contó el maestro, quien aseguró que tanto el SUTE como otros gremios de la OSEP, Legislativos, Juegos y Casino y CTA pidieron reabrir la discusión paritaria por los salarios este año pero que no tuvo el aval oficial. “No queremos que peligre el inicio de clases y siempre pasa lo mismo”, dijo Mateluna y dijo: “En enero trabajaremos para poder acordar con tiempo el piso salarial de los docentes”.

POLICÍAS, LOS REFERENTES. En el 2013, el SUTE logró un aumento de 25% al 34% en la mayoría de los trabajadores. Si bien en la discusión salarial no quiere plantear un porcentaje, el piso que hoy tienen algunos trabajadores de 4.500 pesos “debería subir a 8.500, como el de los policías”.

Eso sí, Mateluna planteó que, además de subir el piso salarial, el gremio no aceptará aumentos en negro, ya que eso repercute en la menor jubilación en el futuro.

Blas, desde ATE, también hizo foco en el reciente aumento nacional al personal policial y aseguró: “Al fin el Gobierno blanqueó el índice real de inflación y esperamos que lo tengan en cuenta con el resto de los trabajadores”.

Para Guzmán, la discusión salarial a partir del aumento de los policías “es poco seria”. Según el funcionario, si los trabajadores estatales quieren equiparar salarios con los uniformados, “también deberán equiparar la carga horaria del policía”.

El cruce se espera y todo indica que recién en febrero, si no hay nuevas observaciones desde la oposición, se podrá aprobar el presupuesto que definirá el aumento a los estatales.

Cristina Romagnoli, saliente titular de la Fadiunc (Mario García es, desde hace unos días, el nuevo titular) hizo un balance poco optimista de la situación laboral y salarial de los docentes universitarios. Es que, si bien la asignación de aumento depende del Estado nacional, la sindical aseguró que se aproxima una “dura pelea” entre marzo y abril del año próximo para “descongelar” los sueldos que no subirán hasta junio, debido a un arreglo que hizo el Concejo Interuniversitario Nacional con algunos gremios afines al kirchnerismo. “Se firmó en mesa chica, con nuestra disconformidad, un aumento de 30% por 16 meses. Es una locura, dentro de este contexto inflacionario”, agregó Romagnoli.

Según coinciden los gremios, la falta de buenos arreglos salariales tiene que ver con que, justamente, el Estado “debe acatar el índice mentiroso de la inflación que marca el INDEC y no el aumento real”.

Los privados, en cambio, se mostraron más optimistas con lo acordado este año. Rodolfo Calcagni, titular de Sipemon (choferes de micros y ómnibus) recordó que en paritarias se llegó “a actualizar a 8.800 pesos el sueldo inicial de un trabajador, con casi ocho horas de trabajo diario”. Para el año que viene habría una nueva actualización, y todo indicaría que la patronal, empresarios de transporte, podría actualizar otro 28% en abril del 2014, cuando suelen acordar.

En esa línea, Alfredo Aruani, titular de La Bancaria en Mendoza, se mostró conforme con las paritarias 2013. No sólo acordaron con los bancos casi 30% de aumento, sino que también (el salario inicial es de 9 mil pesos) lograron otros beneficios en los contratos. “Ya analizaremos qué aumento será necesario para actualizar los sueldos”, completó el sindicalista.

Comentá la nota