Los gremios estatales se suman al reclamo por mejoras salariales

Los gremios estatales se suman al reclamo por mejoras salariales
Tras los aumentos obtenidos por las policías provinciales, los empleados del Estado exigirán ahora que se equiparen los sueldos y reabrir paritarias; el jueves, ATE se sumará a una movilización de la CTA y la CCC
Con la mayoría de las revueltas policiales aplacadas, el Estado deberá enfrentar ahora la presión del resto de los empleados de la administración pública, cuyos sueldos, en algunos casos, son inferiores al salario mínimo, vital y móvil , que actualmente es de $ 3300 y que a partir del 1° de enero será de $ 3600.

Impulsados por el logro salarial que obtuvieron los policías , los sindicatos estatales exigirán subas similares e intentarán equiparar en todo el país el sueldo de un efectivo de seguridad con el de un docente o un empleado de la salud.

"Los sueldos de la policía no escapan del resto: son parte de la política salarial de hambre. Vamos a pedir que el aumento que recibieron las fuerzas se replique al resto de las áreas, sobre todo en la de los maestros y los enfermeros. Es tan importante la seguridad, como la educación y la salud", dijo a LA NACION Julio Fuentes, el líder nacional de la Asociación de Empleados del Estado (ATE).

A medida que se fueron extendiendo las sublevaciones policiales, muchas dependencias públicas bajaron sus persianas ante el caos callejero. Pero también hubo áreas que paralizaron sus actividades a modo de reclamo. Así las cosas, la conflictividad estatal exhibirá su rostro más combativo el jueves próximo. Para ese día, ATE se sumará al paro nacional con movilización que convocaron la CTA de Pablo Micheli, la Corriente Clasista Combativa y la agrupación Barrios de Pie. Y podrían adherir también fuerzas que integran la Coordinación de Gremios Estatales que conformaron la CGT y la CTA opositoras. Tampoco se descarta el respaldo de los camioneros de Hugo Moyano, que pugnan por un plus de fin de año de $ 4500.

El rosario de exigencias que presentaron los gremios es variado: elevar el salario mínimo a $ 8000; un bono de fin de año de $ 2000 como compensación ante la escalada inflacionaria; el 82% móvil para los jubilados; la eliminación del impuesto a las ganancias sobre el aguinaldo; la derogación de leyes represivas, y la garantía de que no habrá ningún despido ni suspensión. Otros sectores, como el docente, plantearon reabrir los acuerdos paritarios debido a la inflación.

"El sueldo promedio de un estatal de provincia es menor a $ 4000 y el de un municipal, menos de $ 2000. En muchos casos no cubre ni siquiera el salario mínimo", se quejó Fuentes, referente de ATE, el gremio estatal con mayor presencia territorial: tiene 246.098 afiliados en 21 provincias.

El acuerdo del salario mínimo es obligatorio cuando el Estado nacional actúa como empleador y el cálculo abarca jornadas de ocho horas diarias. Si bien no comprende a las provincias y a los municipios, funciona como referencia implícita para establecer por debajo de qué monto nadie debería trabajar.

Esta semana se intensificarán las presiones gremiales para que la mejora salarial que recibió la policía se extienda al resto de la administración pública. Ya se anunciaron paros y movilizaciones en todo el país. Santa Fe, hasta el momento, sería la excepción: el gobierno local abonará una asignación de $ 1000 por única vez, como "plus navideño".

PROVINCIAS SIN RECURSOS

En medio de la conflictividad, los gobernadores e intendentes volverán a estar con la soga financiera al cuello. Las provincias no contarían con recursos propios suficientes como para afrontarlos, ni siquiera con la refinanciación de sus deudas con la Nación. Así lo advirtió un reciente informe de la consultora Economía y Regiones, que dirige el macrista Rogelio Frigerio. Según sus estimaciones, cada punto de aumento salarial a los agentes públicos que otorguen las provincias implicará un gasto de $ 2200 millones anuales en 2014.

"Lo que pasó con la policía facilitará la negociación salarial porque provocó un baño de realidad sobre el atraso que existe desde hace varios años. La clase política deberá hacer una autocrítica: o las paritarias siempre fueron débiles o hubo un abuso patronal de los Estados provinciales y municipales", opinó el moyanista Leandro Fabre, jefe del gremio que agrupa a los trabajadores de la Anses. Fuentes, de ATE, agregó: "El Estado como patrón es bravo y mentiroso: dicta leyes que después no cumple, como los contratos en negro o los sueldos inferiores al salario mínimo y vital".

Otra puja de los gremios vinculados al Estado es lograr la estabilidad de la fuente laboral de sus representados. Esta lucha une a gremios antagónicos, como ATE y UPCN, cuya cúpula está alineada con el kirchnerismo y es, desde hace tres años, el único sindicato que avala los aumentos que otorga el Poder Ejecutivo por decreto, sin paritaria de por medio..

Comentá la nota